Están como locos estos romanos

de rossi roma

Fácil lo habría tenido Julio César si hubiese podido contar con ellos para conquistar aquella aldea que resistía entre la Galia. Tras enviar sus huestes y toparse una y otra vez con los irreductibles galos y la poción de Panorámix, estoy seguro de que ni Astérix y Obélix habrían podido con los Totti, De Rossi y compañía. Pero claro, si Goscinny y Uderzo hubiesen incluido a la AS Roma entre sus viñetas poca emoción habría tenido. Y es que el conjunto de la Ciudad Eterna se está mostrando irreductible en este inicio de temporada que ya no es tan inicio: ayer ante el Udinese encadenó su novena victoria consecutiva a pesar de jugar con uno menos buena parte del partido, e igualó así el récord de la Juventus en la temporada 2005/06: nueve partidos, nueve victorias. Este jueves, ante el Chievo, podría alcanzar lo que nadie ha logrado en la Serie A.

Y no es Julio César, sino un galo quien comanda las tropas romanas hacia lo más alto del fútbol italiano. Rudi García, que ganó una liga y una copa en Francia en un inolvidable 2011 con un conjunto tan poco hecho a los títulos como el Lille, fue contratado este verano para tratar de levantar el vuelo giallorosso tras el fallido proyecto de Di Benedetto, anterior presidente del club, con Luis Enrique y Zdenek Zeman, y está superando todas las expectativas. Y eso que en el mercado estival se marcharon tres piezas importantes como Osvaldo, Lamela y Marquinhos, que dejaron 80 millones en las cuentas del club, pero se ha fichado bien y con criterio y las nuevas contrataciones están rindiendo a un gran nivel.

Dijo una vez Pellegrini que la mejor táctica es un equipo comprometido, y bien lo sabe Rudi García. El gran mérito de esta Roma está en su actitud, en creer en lo que hacen y estar convencidos de que pueden hacerlo bien. Todo el equipo tiene conciencia defensiva y saben que atacando con criterio se alcanzan mejor los objetivos, el resultado es el siguiente: máximo goleador del campeonato, junto al Inter, con 23 goles, y sólo uno en contra en nueve partidos. Tal osadía fue de Biabiany, jugador del Parma, que adelantó a los suyos antes de sucumbir por 1-3 en la tercera jornada. Es decir, la Roma lleva seis partidos sin encajar un gol.

De evitar goles se encarga en la portería Morgan De Sanctis tras cuatro años en Nápoles. Stekelenburg salió este verano tras no asentarse en la meta romana como tampoco lo hizo el uruguayo Goicoechea, pero no sólo el portero, sino que Rudi García no ha tardado en encontrar su once, lo cual siempre es buena señal. Para reforzar la defensa llegó un veterano como Maicon, que tras un mal año en el Manchester City ha vuelto a recuperar la buena forma para hacerse con un lateral derecho que, al igual que la portería, no tuvo un dueño claro el pasado año. Su buen hacer le ha valido regresar a la selección brasileña. También fue contratado el central internacional marroquí Mehdi Benatia procedente del Udinese, que está supliendo con buen tino a Marquinhos. El brasileño Castán y el internacional Balzaretti completan la zaga.

El centro del campo de tres empieza, cómo no, en Daniele De Rossi. De nuevo surgieron mil rumores acerca de su marcha y de nuevo permaneció en el club de su vida. Su último año no fue del todo fácil con Zeman, pero en éste vuelve a ser el líder del centro del campo. Le acompañan un buen fichaje como el internacional holandés Strootman y el bosnio Miralem Pjanić, que recientemente vivió una semana inolvidable y es uno de los jugadores con más talento del equipo. Cuentan, además, con un buen sustituto como el norteamericano Bradley.

Y llegamos a la zona de ataque donde está el eterno capitano, de quien poco más se puede agregar. Con 37 años y recientemente renovado hasta los 40, Francesco Totti sigue siendo el líder del equipo no sólo por todo lo que significa, sino también porque su rendimiento continúa siendo óptimo, tanto que le piden para el Mundial. Este año, ante la falta de un nueve de garantías que sustituyese a Osvaldo, a Totti le toca ejercer de falso nueve, posición en la que se encuentra muy cómodo. A su derecha se mueve el joven Florenzi, uno de los jugadores con más proyección de Italia y un futbolista con gran llegada, y a su izquierda Gervinho, quien tras pasar desapercibido en el Arsenal ha vuelto al nivel que mostró precisamente en el Lille de Rudi García. Otro de los grandes fichajes como el serbio Ljajić es un sustituto de lujo para el ataque, y un clásico como Borriello también está teniendo sus minutos. Se espera además a Mattia Destro, quien se recupera de una lesión y podría ser otro gran fichaje.

El acierto en la contratación del técnico y el buen rendimiento de los fichajes y de los que ya estaban desemboca en uno de los conjuntos de moda en Europa. Aún queda mucho pero, ¿puede ganar la Roma el Scudetto? Su buen hacer y el hecho de no jugar competiciones europeas invitan a pensar que sí, pero la gran duda está en saber cuánto podrán mantener este nivel y si, cuando lleguen esas malas rachas por las que todo equipo atraviesa, lo recuperarán. En su contra juega el no tener una plantilla tan amplia como, por ejemplo, la Juventus, la favorita al título, pero tiene un once lo suficientemente competitivo y algunos buenos sustitutos habituales como Ljajić, Bradley o Destro cuando regrese.

Están locos estos romanos, decía Obélix, pero cada jornada que pasa parece menos una locura que la Roma pueda pelear el título.

En NdF | La semana de Pjanić

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero