La estabilidad y la continuidad no han sido virtudes en el Milan de los últimos años, en los que San Siro ha sido testigo de un ir y venir constante de jugadores y entrenadores que se ha traducido en decepciones y falta de resultados: Bonucci llegó de la Juventus para regresar a Turín un año después, Higuaín fue cedido por la Vecchia Signora para marcharse al Chelsea pocos meses después… Por lo menos, en el banquillo Gattuso lleva ya más de un año dirigiendo al equipo en el que fuera un guerrero de su centro del campo, pero no lo ha tenido sencillo: la irregularidad de la primera vuelta y el batacazo en la Europa League tras perder en El Pireo ante Olympiacos le situó en medio de toda clase de rumores sobre su destitución, pero ha conseguido cierta estabilidad en las últimas fechas tras situar al equipo en zona de Liga de Campeones al encadenar una serie de buenos resultados, y tiene al conjunto rossonero en semifinales de Coppa tras eliminar con solvencia a un duro rival como es el Nápoles de Ancelotti.

Ese día fue clave el delantero polaco Piatek, que jugaba su segundo partido en el equipo, primero como titular, y que marcó un doblete como inmejorable carta de presentación. Las caras nuevas del mercado de invierno, algunos que ya estaban y ya eran importantes y otros que se han terminado asentando conforman algunas de las claves de los últimos buenos resultados. Le queda mucho camino al conjunto lombardo, pero al menos ya se han dado algunos pasos en buena dirección.

Donnarumma

Cuando todo lo demás falla está el joven guardameta transalpino, y en los últimos encuentros sus intervenciones están resultando decisivas. Una vez olvidadas las turbulencias de su renovación, rumores sobre fichajes y choques con la afición, el arquero (que a sus 19 años ya ha alcanzado los 150 partidos con el Milan y ha heredado la portería de Italia) ha podido centrarse en parar y vuelve a deslumbrar como hiciera cuando ni siquiera había alcanzado la mayoría de edad.

Romagnoli

A sus 24 años es el capitán y el líder no ya de la defensa, sino de todo el equipo. Un joven veterano llamado a heredar también el eje de la defensa de Italia tras los sempiternos Chiellini y Bonucci, y que además esta temporada ha estado acertado de cara a gol salvando algún que otro partido en los últimos instantes al más puro estilo Ramos. Le falta encontrar una pareja de baile, lugar por donde han pasado Zapata, Musacchio e incluso Abate ante las bajas. Caldara está llamado a ocupar ese lugar, pero las lesiones apenas le han dado respiro.

Bakayoko

Deslumbró en aquel Mónaco que alcanzó las semifinales de la Liga de Campeones con Mbappé como estrella, demostrando ser un poderoso centrocampista que abarcaba mucho terreno y robaba infinidad de balones. Fichó por el Chelsea pero apenas se pareció al de la temporada anterior, siendo cedido un año después al Milan. No lo tuvo tampoco fácil en sus inicios en San Siro, pero la lesión de Biglia le abrió las puertas del centro del campo y la continuidad le ha permitido mejorar a cada partido que jugaba hasta adueñarse del centro del campo rossonero, donde ahora es imprescindible para Gattuso. Se da por hecho que se ejercerá la opción de compra.

Paquetá

Varios de los mejores equipos del continente querían a ese chaval del Flamengo que destacaba en Brasil al lado de Vinicius, pero decidió fichar por el Milan en una operación en la que Leonardo, director deportivo milanista, tuvo bastante que ver. Desde que llegó en el mercado de invierno se hizo un hueco en un centro del campo del Milan que necesitaba calidad y clarividencia en la zona del trequartista, y Paquetá ya ha dado muestras de su talento repartiendo asistencias ante equipos como Roma y Nápoles, marcando ante el Cagliari su primer tanto como rossonero y formando una interesante sociedad con nuestro próximo protagonista.

Piatek

Una de las apariciones más sorprendentes del fútbol europeo esta temporada, si no la que más. Muy pocos conocían a Piatek antes de dar comienzo esta temporada, pero en el Genoa decidieron apostar por un delantero polaco de 23 años que jugaba en el KS Cracovia y por el que apenas pagaron cinco kilos. Pocos meses después y tras 19 goles en 21 partidos, fue traspasado al Milan por 35 millones para sustituir la marcha de Higuaín a Londres, y su comienzo no ha podido ser mejor: firmó el mencionado doblete en Coppa ante el Nápoles, marcó el gol del equipo en Roma en el 1-1 del Olímpico y cerró la victoria en casa ante el Cagliari. Delantero fuerte, con gran disparo y certero remate, es todo un especialista del área que no para de crecer.

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero

Periodismo
caballergabriel@gmail.com