Non e’ solo bello

Fernando-Llorente-Juventus

La prensa deportiva italiana, en un esfuerzo por hacer un guiño a la española, se preguntó a lo largo de esta semana si Fernando Llorente es sólo un tipo guapo. Tuttosport, con sede en Turín (lo que vendría a ser el Sport para el Barcelona o el Marca para el Real Madrid), abrió su edición del jueves con una imagen del jugador riojano de la Juventus y una pregunta digna del periodismo de investigación más sesudo. El motivo, el nulo protagonismo del delantero en el conjunto transalpino a pesar de llegar con vítores de estrella y los rumores que le alejaban de la Vecchia Signora en el próximo mercado de invierno. Hoy ha llegado la respuesta del ’14’ a tal insulto al intelecto. Llorente no sólo es guapo, sino que si le dejan, decide partidos.

Llorente vivió el curso pasado un suplicio en el Athletic Club. La contraprestación a su ‘no’ por respuesta a la propuesta de renovación fue un añito en el banquillo y en la grada, con salidas al terreno de juego esporádicas y rendimiento más bien irregular. Marcelo Bielsa siguió las directrices de su directiva y tras una temporada fantástica, la marcha de Javi Martínez al Bayern y el ostracismo al que se vio sometido el goleador lastraron un año de claroscuros en Bilbao. En enero se supo que su llegada a la Juventus era un hecho. Todo un fichajazo teniendo en cuenta su valor en el mercado (¿podría rondar los 20 kilos?) y que llegó con la carta de libertad bajo el brazo. Conte apuntaló una vanguardia formada también por Tévez, Vucinic y Quagliarella.

En las quinielas Llorente formaba de la partida. Pero no micho menos. El técnico apenas le ha dado bola e incluso en la citada prensa italiana se rumoreaba que el preparador estaba descontento con el ariete. En tres partidos de Liga jugó dos tristes minutos. Y en Champions, sin Vucinic, calentó la silla una vez más. Y menos mal que Matri enfiló el camino a Milan. La cuestión es que ya sea por la difícil adaptación, el juego juventino o su escaso concurso, a Llorente le han llovido palos sin dar pie a recibirlos. Este domingo, ante el Hellas Verona, dispuso de su primera oportunidad de verdad. Titular junto al Apache arriba, Quagliarella, Vucinic y Giovinco vieron el inicio del choque desde el hábitat habitual del español.

Y Fernando respondió con creces. Jugando en casa, el adversario se adelantó en el electrónico superada la media hora. Igualó la contienda Tévez con un derechazo. Cuando parecía que con empate se marcharían los futbolistas a la caseta, un balón desde la banda derecha de Vidal conectó como un imán con la testa de Llorente, que adelantándose a su par marcó el gol que a la postre daría el triunfo a su equipo. Lo había probado antes sin suerte pero la fortuna le sonrió antes del descanso. Fue sustituido en el segundo acto y el respetable le dedicó una merecida y necesitada ovación. Por demostrar que no es únicamente guapo. Si quiere (y quieren), decide partidos. ¿Qué publicará mañana Tuttosport? Yo sugiero un ‘Zas, en toda la boca‘.

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.