El Atlético fusila un pusilánime Milan

Diego-Costa-Milan

Un Milan que ni se encuentra ni se busca, que vive en permanente transición, que sueña reverdecer viejos laureles con un tipo que como futbolista se empachó a ellos como Clarence Seedorf, sucumbió, como no podía ser de otra forma, frente a un Atlético de Madrid que tiene claro a qué juega; que de la mano del Cholo Simeone dejó atrás los años sabáticos, que tiene personalidad y que la demuestra. San Siro, con el cuadro rossonero como local, cada vez asusta menos. Y eso que los locales pusieron de su parte para adelantarse en el marcador, pero más de la suya puso el gigantesco Courtois y el inconmensurable Diego Costa.

Este Atlético se ha puesto la camisa de conjunto grande y parece que le viene a medida. No sabe qué es perder en esta Champions y con la victoria de anoche allanó el camino a unos cuartos de final que prometen. Ya alcanzar los octavos es todo un premio al coraje de los pupilos del Cholo, pero es un premio muy trabajado. Contra el Milan el Atleti supo poner sobre la mesa las cartas. Esperó su momento, al más puro estilo italiano, para darle de su propia medicina a los de Seedorf, al que le esperan —si le dejan— muchos meses de faena. Entre los paradones de Courtois y el pundonor y atino de Costa, en noches como la de ayer, basta.

Queda la vuelta en el Vicente Calderón. En principio todo de está de cara para que pasar la eliminatoria, pero del Milan, como del fútbol, no hay que fiarse. No me cabe la menor duda que los del Cholo, si imprimen ese carácter que les caracteriza, unido al aliento de su afición, estarán en cuartos. Los milanistas carecen de una idea futbolística clara, seguramente, a pesar de Seedorf, juegan sin guion. A improvisar. Algunas veces sale bien, pero la mayoría no. El no plan lombardo es el que debe frenar dentro de quince días el Atlético. De jugadores como Kakà, abandonado a su suerte, y de las locuras de Balotelli, no se puede uno fiar del todo. Sin embargo, la confianza del resultado y, directamente, la superioridad y lógica, debería imponerse. Como dice el responsable del éxito, habrá que ir minuto a minuto.

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.