El turista viene para quedarse

Seferovic-Griezmann

La Real Sociedad confirmó este martes que no es un simple veraneante en el paraíso de la Champions League. El ‘turista’, como le definíamos en la previa, viene para quedarse. Únicamente faltan noventa minutos para que el billete sea únicamente de ida, para que el regreso sea una vez transitado el destino y éste, no es otro que la fase final de la máxima competición continental. La culpa la tiene un equipo que es capaz de extender las buenas maneras mostradas el curso anterior a un estadio como Gerland, capital de noches de locura, de eliminaciones sonoras, del mismo lugar donde se inició hace una década un inesperado punto y aparte. Anoche el cuadro donostiarra escribió un maravilloso nuevo párrafo al que incluyó los suspensivos y la semana que viene, en Anoeta, debe apuntillar su clasificación.

La superioridad de los de Jagoba Arrasate fue insultante frente a un Lyon apagado, fuera de cobertura y sin la batería suficiente para soportar el ritmo frenético realista. El partido, y media eliminatoria, se decidió a golazo limpio, uno en cada parte. El primero, una media chilena del francés Griezmann, que hace diez años veía desde la grada del coliseo galo como la Real quedaba apeada frente a su equipo de entonces. Una perfecta definición que, valga la redundancia, define a la perfección el atrevimiento con el que se presentó tanto él como sus compañeros al primer gran enfrentamiento del nuevo curso. Antes, pero, ya había llegado algún aviso importante. Incluso después del segundo tanto, la Real puedo haber matado de forma definitiva el pase a Champions, pero pese a haber fallado, la nota fue de sobresaliente.

Griezmann-Gol-Lyon

Fue la noche de los goles impresionantes. Si por algo vale la pena pagar una entrada es por ver espectáculo como el que ofreció primero el jovenzuelo francés y después el nuevo descubrimiento blanquiazul que no destaca precisamente por su veteranía: Seferovic. 21 años dos millones de euros que ha costado el chaval y en dos partidos oficiales, dos dianas. Si finalmente se confirma el pase, se podría decir que la inversión por el suizo ha sido amortizada, ya que por la simple presencia en la fase final la Real se embolsará 8,6 kilos. Su chicharro, su respuesta a la obra de arte de Antoine no tuvo nada que ver en lo estético, pero transmitió exactamente lo mismo: belleza, pura y grosera belleza. El Lyon terminó con diez y sufriendo un duro ataque de realismo. El que puso sobre el verde los Griezmann, Vela, Haris y compañía.

Seferovic-Gol-Lyon

En NdF | A por la Txanpions

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.