Final UEFA Champions League 2013: Bayern Múnich – Borussia Dortmund: ‘Alemanía’

BayernBorussiaFinalChampions2013

Bayern de Múnich y Borussia de Dortmund serán los protagonistas de la gran final de la UEFA Champions League 2013. La cita tendrá lugar el próximo sábado 25 de mayo a las 20:45 con un escenario mítico como Wembley de testigo. La ‘Alemanía’ se ha propagado en el Viejo Continente y la Bundesliga, si ya presumía de muchas cosas, podrá hacerlo también de contar con dos de sus colosos en la lucha por el máximo trofeo continental. Un billete, el de ambas escuadras, que se han ganado a pulso y con todo merecimiento. En el camino se han quedado Barcelona y Real Madrid, que por segundo año consecutivo se han quedado a las puertas de convertir el ambiente que evoca la Copa de Europa en un clásico a nivel internacional. Jupp Heynckes y Jürgen Klopp son los autores del éxito de bávaros y borussians, que llegarán al partidazo con una ligera ventaja de los primeros en lo que respecta al favorito.

Los dos mejores equipos

Lo han demostrado durante toda la competición. El Bayern ha sido una apisonadora. Atrás ha dejado a equipos como Juventus, Arsenal o el propio Barcelona. Quizá fue la vuelta de octavos de final contra el Arsenal, en el Allianz Arena, donde peor lo pasó, ya que los de Arsène Wenger estuvieron cerca de darle la vuelta a la eliminatoria ganando por 0-2. Le fue suficiente la goleada en el Emirates (1-3) y la diferencia de goles en campo contrario para acceder a octavos. En la fase de grupos terminó primero. De todos sus rivales, entre los que estaba el Valencia, sólo el modesto BATE Borisov fue capaz de ganarle (3-1). Pero aquello fue en octubre. Desde entonces, la maquinaria engrasada de los pupilos de Heynckes ha demostrado tener bien lleno el depósito. El curso pasado alcanzó la final y la perdió. Este el nivel no sólo lo ha igualado sino que lo han mejorado. Nadie discute su concurso en Wembley. Es el claro favorito.

Su rival no tiene nada que envidiarle. Su trayectoria es también prácticamente inmaculada. Encuadrado en un grupo con Manchester City, Real Madrid y Ajax, su declaración de intenciones se produjo temprano, cuando entre finales de octubre y principios de octubre fue capaz de plantarle cara a los blancos, complicando la existencia a los de José Mourinho y terminando líder por méritos propios. En octavos se zafó del Shakhtar Donetsk, con el que empató en la ida a dos y goleó en Signal Iduna Park sin paliativos: 3-0. El Málaga fue su siguiente víctima, en la eliminatoria donde más sufrió el Borussia. El 0-0 en La Rosaleda y los goles blanquiazules en Alemania a punto estuvieron de dejarle en la cuneta. La suerte, ya sabida, jugó a su favor para lograr acabar entre los cuatro mejores. En semifinales barrió al Madrid en la ida y llegó a pasarlas canutas en la vuelta. Pero aun sufriendo logró el pase.

La venganza del BVB

Si hiciéramos caso de lo que dicta la actual clasificación de la liga alemana, el Bayern acabaría goleando al Borussia en Wembley. Hace unas semanas los muniqueses lograron la Bundesliga a falta de seis jornadas y con 20 puntos de distancia sobre su más cercano perseguidor, que no era ni es otro que el Dortmund. Se ponía así punto y final a una hegemonía que duraba dos temporadas y que había convertido a los de Klopp en el equipo de moda. Es por ello, por esa distancia sideral que les separa en el torneo doméstico, que el BVB buscará en la ‘Orejona’ la mayor de sus venganzas. A nadie se le pasa la relevancia de uno y otro título y no hay más que seguir el día a día del fútbol, los quehaceres de los grandes, para adivinar que no hay nada comparado con alzar una Champions. Por cierto, que a falta de tres jornadas para la conclusión siguen siento veinte los puntos entre unos y otros. En Europa, dicen, es otra historia.

Triple corona del Bayern

El 30 de junio se marchará Jupp Heynckes y ya sabe que no lo hará con las manos vacías. Y no sólo eso: la factoría de fútbol que ha inventado aún tiene tiempo de hacer historia con el veterano entrenador en el banquillo. Después de la Liga, queda la Champions. Y tras ella, la Copa. Suficiente motivo para una plantilla que se ve capaz de entrar en los anales de la historia del balompié y que se sabe muy capaz. Si ya lo sería si lo hiciera hoy, su marcha puede dejar el listón altísimo a su sustituto si el 25 de mayo alcanza lo que el Chelsea le arrebató hace un año y si vence al Stuttgart el próximo 1 de mayo. Es decir, de aquí a un mes el Bayern puede haberse comido el mundo o dejarlo tal y como está, cediendo un protagonismo a otros que reclama como suyo. Mimbres no faltan: Jupp tiene donde elegir, el nivel de exigencia es máximo pero también cuenta con todo el tiempo para que no se escape una maravillosa ocasión.

El morbo de Götze

Horas antes del inicio de la ida de las semifinales de Champions frente al Real Madrid, el Borussia sorprendió a propios y extraños emitiendo un comunicado en el que confirmaba una noticia avanzada por ‘Bild’ en la que aseguraba que el Bayern iba a hacer efectivo el pago de la cláusula de rescisión de Mario Götze, una de sus emergentes estrellas. La reacción no se hizo esperar y, como era de esperar, hubo a quienes no les sentó bien dicha transferencia. Ya no sólo por el destino elegido, sino por el cómo y el cuándo. A Götze no le distrajo ninguna habladuría y, como el resto de sus compañeros, cuajó un estupendo encuentro. En la vuelta tuvo que marcharse de forma precipitada debido a una lesión pero es más que probable que esté entre los elegidos para la gloria. Cosas de la vida, puede ser uno de los encargados de amargarle la vida a su futura camiseta. Es lo que tienen ciertas filtraciones y precipitaciones.

Mucho tiempo esperando

La última –y la primera– vez que el Borussia Dortmund ganó una Liga de Campeones fue en la temporada 1996/1997. Por entonces, uno de sus rivales en fase de grupos fue el Atlético. Quizá el reencuentro con los colchoneros llegue el curso que viene, pero mientras tanto, aquella imagen del capitán Matthias Sammer es la que se mantiene con cariño en el imaginario amarillo. Sería la segunda Champions en su historia, que vive en las últimas campañas un resurgimiento que quiere culminar batiendo al Bayern. En el costado bávaro se agolpan un inventario de fiascos que necesitan sacudirse: ha sido finalista dos ocasiones en los últimos tres años y perdió en sendas ocasiones. Primero ante el Inter (2010) y luego frente al Chelsea (2012). Esperando que a la tercera vaya la vencida, si así fuese, sería la quinta en su brillante palmarés. La última vez que la logró fue en 2001, con el Valencia como adversario. Ya le toca.

Hay muchos y muchos más alicientes que ya os iremos contando de aquí al día de la final en NdF. Habrá tiempo para seguir calentando motores. Un gran duelo alemán.

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.