Pastore redondea el talonario futbolístico

El partidazo del miércoles en la jornada de la ida de los cuartos de final de la UEFA Champions League lo protagonizaron PSG y Chelsea. Dos equipos caracterizados por sus golpes sobre la mesa en los despachos, donde el despilfarro se ha vuelto tendencia desde que sus dueños se hicieron cargo de ambos clubes y dos entidades con una ambición sin techo, como refleja el mercado de fichajes de los últimos años. En el Parque de los Príncipes se batían en duelo dos filosofías similares en los altos cargos, pero bien distintas sobre el tapete verde. Laurent Blanc y José Mourinho probablemente no se parezcan ni en el blanco de los ojos: ambos cuentan en sus filas con grandes figuras, pero los dos las administran de formas distintas. En París se llevó el gato al agua el equipo local, que con un 3-1 encarrilan una eliminatoria que no por ello está sentenciada. De Stamford Bridge y de Mou no vale fiarse.

El PSG no tardó en adelantarse. En prácticamente un pestañeo Lavezzi ya había adelantado a los locales. El argentino aprovechó un despeje barra asistencia perfecta de Terry para fusilar a Cech con la zurda. Corría el minuto dos. El gol obligaba al rival a buscar la portería contraria, algo que ocurrió en el 26 y porque Thiago Silva derribó dentro del área a Oscar. Hazard, desde los once metros, no perdonó. El belga, el hombre más activo en la vanguardia blue ante la ausencia por lesión de Eto’o, pudo haber marcado un golazo si su volea no la hubiera escupido el palo. Antes del descanso el PSG reclamó un penalti y se marchó a la caseta sabiendo que en la segunda tenía que pulsar el acelerador.

Eso hizo en la reanudación: con dinamita pura en el frente de ataque –al contrario que Mou, que con 1-1 dio entrada a Fernando Torres y con 1-2 a Lampard– , con jugadores como Cavani, Lavezzi o Ibrahimovic, el que marcó, y en propia meta, fue David Luiz, que tras un centro envenenado del primero terminó empujando el balón a la red. De ahí a la conclusión del choque fue un monólogo francés, que empujado por la grada pudo ampliar el marcador en varias ocasiones. Y eso que perdió por lesión a Zlatan y Verrati, siendo la del primero la que peor pinta tiene. Cuando todo parecía que iba a terminar con mínima ventaja, Pastore, que había entrado en sustitución del Pocho, logró el tanto de la noche (ver abajo) tras hacerle un traje a la defensa británica. La guinda a una noche de ensueño para el PSG, al que ahora le queda el más difícil todavía: mantener la renta en Londres. Blanc le ganó la partida a Mou, que deberá ingeniárselas si quiere volver a levantar una nueva Champions.

[spoiler title=”El golazo de Pastore en formato GIF”]Golazo Pastore GIF[/spoiler]

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.