El TAS remata al Málaga

Isco-Joaquin-Malaga

Ya está. La puntilla que le faltaba al Málaga para confirmar que lo vivido hasta ahora ha sido un espejismo la puso ayer el TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo), desestimando el recurso que había presentado el equipo andaluz ante la sanción impuesta por el Comité de Control Financiero de UEFA, que sancionaba a los malacitanos con un año sin poder disputar competiciones europeas. Por lo tanto, y pese a terminar en la sexta plaza del campeonato doméstico, tendrá que ceder su plaza al Sevilla, noveno. El séptimo, el Betis, se clasificó de forma automática por la clasificación a Champions del campeón de Copa, el Atlético, y el octavo, a quien pertenecería disputar la próxima Europa League, el Rayo Vallecano, no dispone de la licencia UEFA, por lo que todo apunta a que será el Sevilla quien finalmente se aproveche del veredicto del TAS, pese a que los rayistas vayan a presentar un recurso ante el citado órgano.

El Málaga pierde en los despachos lo que con merecimiento había logrado en los terrenos de juego. Sin embargo, y aunque la decisión suene impopular, no se puede exculpar a la directiva blanquiazul, y concretamente a su propietario, Al Thani, del castigo recibido. Ha habido impagos, o pagos realizados demasiado tarde. Ha recibido denuncias de otros clubes precisamente por moroso, por no cumplir con las respectivas deudas. Y eso, y al parecer los problemas con Hacienda —que supuestamente también ha esgrimido la UEFA— penaliza. No se puede poner uno al corriente en sus pagos tan tarde, cuando la decisión está tomada. Y sí, probablemente la UEFA haya utilizado al Málaga de cabeza de turco, pero en mi opinión, se trata simplemente de un aviso para navegantes. Si bien es cierto que el rasero con el que se ha actuado no parece ser equivalente para todos los implicados, no es menos cierto que la sanción sea merecida. El jeque llegó a Málaga prometiendo el oro y el moro y aunque acaba de finalizar una de las mejores temporadas de la historia, el Málaga se desangra por los cuatro costados.

Al Thani prometió llevar a lo más alto al club de Martiricos. Y en su caso, lo prometido es deuda. Así, literalmente. Ahora, sin sus inyecciones económicas, el club se ve forzado a desmantelar poco a poco su plantilla. A Isco, su gran baluarte, se unirán, probablemente, jugadores interesantes y con ofertas como Toulalan, Joaquín o Willy Caballero. Hay que hacer caja, reducir el presupuesto, volver a las andadas: empezar de cero. También anunció su marcha Manuel Pellegrini. Su no concurso en la próxima Europa League también merma las arcas. Pese a que ni de lejos iba a ingresar los casi 23 millones de euros por su papel en la Champions League —derechos de televisión aparte— sí podría haber rondado los 10 ‘kilos’, el máximo que establece la UEFA para la segunda competición continental. Así las cosas, y mientras me pregunto qué pretende Al-Thani en el Málaga, a sus aficionados no les quedará más remedio que conformarse con la Liga y la Copa. Como hasta hace no tanto. Ánimo.

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.