ferran torres city valencia

Se hizo oficial el fichaje de Ferran Torres por el Manchester City y con él, una ristra de opiniones acerca de la gestión que el Valencia ha hecho con su joven canterano (20 años). Las cifras del traspaso también han dado que hablar: el cuadro inglés pagará 25 millones de euros más otros 12 en variables, una cantidad que teniendo en cuenta cómo está el mercado, la edad del jugador y su proyección, no terminan de convencer al valencianismo.

Hay que tener en cuenta que Ferran Torres terminaba su vinculación la próxima temporada, por lo que hubiese abandonado Mestalla a coste cero. También hay que saber que el extremo derecho no estaba muy por la labor de ampliar contrato con la entidad en la que llevaba toda su corta vida como futbolista. Su cláusula era de 100 millones de euros y para Transfermartk, su valor en el mercado sería de 45.

Por todo ello, al Valencia le ha entrado las prisas por desprenderse de su figura en ciernes, que ante la llamada de un gigante europeo ha dado el sí sin pestañear. En la Premier League se va a encontrar con un proyecto de equipo ganador, un conjunto que peleará por todos los títulos, un técnico ―Pep Guardiola― que ha apostado por él y, eso sí, una competencia feroz que sin duda le obligará a crecer como futbolista. Eso, en lo deportivo; en lo económico no tengo dudas que la oferta también ha sido más que suculenta.

¿Qué le esperaba a Ferran en el equipo de sus amores? Un club sin proyecto deportivo, en el que sus dueños hacen y deshacen a su antojo, en el que dar volantazos en su suerte  de estructura se ha convertido en la tónica habitual, en el que priman los egos individuales en detrimento de los colectivos y en el que la incertidumbre se ha instalado desde que Marcelino primero y Mateu Alemany después, abrieron la puerta de salida. ¿Cómo no va a querer irse al City?

El futuro más cercano del Valencia es una incógnita. El objetivo de meterse en Europa se desvaneció y tras una frustrante campaña en la que tuvo hasta tres entrenadores, Javi Gracia ha aceptado el reto del banquillo che. Tendrá que lidiar con los caprichos de Meriton o en su defecto, de Peter Lim. Se marcha un jugador valenciano por la puerta de atrás, pero no tiene visos que sea el último. Se le podrían unir Kondogbia, Coquelin, Rodrigo e incluso Parejo, toda vez que Garay tampoco fue renovado y abandonó Mestalla tras un cruce de acusaciones.

Para el Manchester City se trata de una operación redonda: se hace con uno de los jóvenes valores del fútbol español a precio de saldo si tenemos en cuenta lo que acostumbran a dejarse en refuerzos los citizens (acaban de fichar a Nathan Aké ―defensa del Bournemouth― por 45M€). Completará un frente de ataque en el que tras la marcha de Sané al Bayern y de Silva, estará formado por además de por Ferran, por Bernardo Silva, Mahrez, Sterling, Foden, De Bruyne, Gabriel Jesús y Agüero. Un interesante rompecabezas al que deberá dar forma Guardiola.

En NdF | Los jugadores revelación de LaLiga

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Periodismo deportivo en vena. En NdF desde 2006. Hacer todo lo que puedas es lo mínimo que puedes hacer.