El Atlético y los porteros

Thibaut-Courtois

Que la titularidad de Thibaut Courtois, el último Zamora de la Liga; el arquero paralotodo que ha sido decisivo en los últimos tiempos en el Vicente Calderón —sobre todo, tras la llegada del Cholo Simeone al banquillo— es innegociable, es algo totalmente de recibo después de erigirse en protagonista de los éxitos colchoneros. Ahora bien, el principal inconveniente de la presencia del belga en la plantilla rojiblanca es que tiene fecha de caducidad. Al estar a préstamo, el Chelsea, que lleva dos temporadas consecutivas cediéndole y va a por la tercera, es más que probable que a final de curso reclame su retorno de forma definitiva. Sería lo lógico siempre y cuando el portero siga su evidente progresión, algo que no tiene visos de torcerse. Ahora bien, ¿quién debe ser su sustituto? ¿Quién debe ser el encargado de cubrirle las espaldas en los partidos con menos trascendencia o en caso de que se lesione? Vamos a ver:

La temporada pasada el encargado de tal cometido fue a parar a Sergio Asenjo, cuyo periplo en el Manzanares se ha encontrado muchos obstáculos. Las lesiones, principalmente, y contendientes como David de Gea primero y Courtois después han alejado del primer plano al todavía joven (24 años) portero. Es curioso su caso, pues su irrupción en el fútbol español, hace más de un lustro, llamó la atención de muchos grandes; la prensa vio en él el sucesor de Casillas en la Selección, y así, todo el abanico de elogios que consigo lleva cualquier precoz heroicidad. Al final se llevó el gato al agua el Atlético, pero entre la eclosión de De Gea y una grave lesión que le dejó ocho meses fuera de los terrenos de juego acabó con el palentino cedido en el Málaga, donde apenas gozó de protagonismo. Con el objetivo de relanzar su carrera, se ha marcado nuevamente a préstamo, esta vez al Villarreal, que le ofrece minutos.

Otro de los ‘daños colaterales’ que ha provocado la presencia de Courtois se llama Joel Robles, que, como Asenjo, sabe lo que es sentarse en el banquillo a observar el talento de la competencia. De hecho, su debut en Primera llegó en 2010, llegó porque Asenjo tuvo que ser sustituido por lesión. Formado en la cantera rojiblanca, no eran pocos los que le veían como el sucesor natural de De Gea. Muchos, pero no Gregorio Manzano; que apostó por el último mejor portero del campeonato. Tras calentar la silla demasiado, y pese a su apuesta de seguir en el Atlético pese a tener propuestas de Fiorentina, Tottenham o Sevilla, en 2011 se fue cedido al Rayo para ganar experiencia. El curso pasado, de nuevo, probó fortuna en la atractiva Premier League. Con el Wigan ganó la FA Cup al City en aquella bonita tarde de sábado de mayo, con sus guantes bajo palos, pero no pudo evitar el descenso del club a Segunda. Su retorno al Calderón ha sido efímero pues Bob Martínez, extécnico latic, se lo ha llevado a su nuevo proyecto en el Everton previo pago de siete millones de euros. Un precio que puede resultar excesivo para un jugador que finalizaba contrato la próxima temporada, pero que sólo tiene 23 años y es reciente ganador del Europeo Sub’21. Fin a las cesiones. Es la hora de la verdad.

Cedido Asenjo y traspasado Joel —seguramente la mejor opción para el club y para el jugador—, el siguiente protagonista de este ‘Atlético y los porteros’ es Roberto Jiménez, para muchos un porterazo, también formado en la cantera rojiblanca y que ha tenido que hacer carrera lejos de casa para ganarse el pan. Se pasó la vida cedido: primero en el Nàstic, luego en el Recreativo y finalmente en el Real Zaragoza. Hasta que apareció el Benfica, hace tres años, para llevárselo a Portugal por 8,5 millones de euros. Al año siguiente fichó por el Zaragoza en un trasvase que trajo cola, pero en dos años en La Romareda ha demostrado las capacidades que atesora. Con el club maño en Segunda, el Atlético ha vuelto a llamar a su puerta. Él ha aceptado, pero ha preferido no estar a la sombra de Courtois y seguir con la tónica de su primera etapa, marchándose cedido a Olimpiakos después de firmar su nuevo contrato por cuatro temporadas. Se supone que el curso que viene, cuando el Chelsea venga a por Thibaut, será su hora en el arco del Calderón. Eso es lo que se supone, porque…

…Porque hay quien asegura que el Atlético ya tiene portero para la próxima temporada: se trata de Pepe Reina, al que vinculan también con el Barça también para el próximo ejercicio (el 2014/2015), y que acaba de abandonar el Liverpool después de ocho temporadas para jugar en calidad de cedido en el Nápoles de Rafa Benítez, quien le conoce al dedillo tras dirigirle en el banquillo inglés. Aunque se trata de pura rumorología pertinente a la época estival, Reina siempre ha reconocido que no le importaría regresar a la ciudad que le vio nacer para jugar en el equipo que su padre defendió. También apuntan los medios que el Atlético no descarta fichar otro portero —el teórico suplente de Courtois— este mismo verano, aunque esas mismas informaciones apuntan a que será el marroquí Yassine Bounou, ‘Bono’, del filial, el cancerbero suplente. Bono, de 22 años y fichado del WAC Casablanca en 2012, ya sabe lo que es ser internacional con su país y hace un par de meses selló su renovación hasta 2017. En fin, que no se preocupe Courtois, que sucesor para cuando se vaya no le faltará: Asenjo y Roberto tras sus cesiones, Bono si finalmente acaba siendo el segundo o Reina si los rumores se convierten en certezas, más los que surjan por el camino, se postulan a serlo.

En NdF | Courtois, el Zamora inesperado

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.