Jugadores franquicia

Luis Suárez ya es oficialmente nuevo jugador del Barcelona: un gran fichaje para la liga española y para el club azulgrana, un futbolista de primer nivel que ha demostrado en Inglaterra y con la selección uruguaya poder liderar las aspiraciones de cualquier equipo pero que en el Camp Nou se encontrará con otros futbolistas con esas características, jugadores que si no lo son ya, aspiran a convertirse en el número uno mundial. Luis Suárez, Neymar y Messi podrían ser los jugadores franquicia en casi cualquier club del mundo, pero coincidirán en el ataque de un Barcelona que si cohesiona bien las piezas (enorme reto para Luis Enrique) formará un tridente muy difícil de parar.

Otro multimillonario fichaje de nuestra liga, una competición que acapara los primeros puestos en el ránking de contrataciones más caras gracias a Real Madrid y Barcelona, que no cejan en su empeño de hacerse con los mejores futbolistas del mundo para así alinearlos en su línea de ataque. Ya el verano pasado tuve una sensación parecida cuando el club blanco contrató a Gareth Bale y el azulgrana a Neymar: dos futbolistas mayúsculos sobre los que se podría edificar un proyecto para que fuesen esos jugadores que marcasen la diferencia, pero llegan a dos equipos que ya tenían en sus filas a los dos mejores como son Cristiano Ronaldo y Messi.

Ahora el Barcelona añade otra carta más a su baraja con el fichaje de Suárez, y el Madrid, que parece tener ya hecho lo de Kroos, no creo que se quede de brazos cruzados: a Florentino estas cosas le pican y le pierden, y el magnífico futbolista alemán no cumple esos requisitos mediáticos que sí posee el delantero uruguayo, por quien porfió anteriormente. ¿Será James, cuya estrella brilla más que nunca tras su magnífico mundial? (aunque ya puestos, creo que lo que más le hace falta al equipo blanco es un futbolista del perfil de Falcao).

Siempre ha pasado que los equipos grandes acumulan en sus filas a los mejores en todos los puestos, pero las diferencias son cada vez más notorias entre unos y otros y los jugadores más destacados fichan por los mismos equipos de siempre: fuera en este momento los grandes de Italia por sus limitaciones económicas, son el Real Madrid y el Barcelona en España, el Bayern en Alemania, los grandes de Inglaterra o los nuevos ricos de Francia como son el PSG y el Mónaco. Estos equipos configuran un auténtico elenco de estrellas, sus aficionados lo agradecen y los que no lo son ven con interés sus partidos debido a las figuras que en ellos toman parte, pero también gustaría ver que otros clubes tuviesen ese futbolista que marcase la diferencia, como el Liverpool tenía a Luis Suárez y el Tottenham a Bale, o como el Atlético tenía a Diego Costa (aunque ha encontrado un sustituto de nivel en Mandžukić).

Por poner otro ejemplo, menos rutilante pero que ejemplifica perfectamente esta acumulación de buenos futbolistas en los grandes, vemos como uno de los porteros del momento, Keylor Navas, ficha por un Bayern que ya tiene en Neuer a uno de los mejores guardametas del mundo, por no hablar del tema de Götze y Lewandowski. Parece inevitable y es totalmente lícito, faltaría más, pero tampoco estaría mal ver a los mejores futbolistas un poco más desperdigados en pos de una mejor competitividad.

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero

Periodismo
caballergabriel@gmail.com