Las cosas en su sitio

cerci

“No veo la hora de llegar a Milán” Alessio Cerci

“No veía la hora de volver a casa” Fernando Torres

Parece claro por las declaraciones de Torres y Cerci que había ganas de que el asunto se resolviese. Ya se habló del regreso de Torres al Atlético el pasado verano y ya el Milan estuvo muy interesado en el fichaje del extremo italiano, pero las cosas no se dieron y Torres llegó a San Siro y Cerci al Calderón. Cuatro meses después, ambos están donde podrían haber estado entonces y parece ahora que las cosas ya están en su sitio. Me recuerda a aquellos casos en los que se habla de futbolistas que fichan por un club como puente para llegar a otro: me vienen a la memoria los casos de Agüero y Falcao, quienes tras salir del Atlético se hablaba de sus fichajes por City y Mónaco como una parada antes de llegar al Bernabéu. Aquello era humo y tampoco era ésta la intención de Torres y Cerci, pero Torres vuelve al Atlético y Cerci llega a San Siro, ambos cedidos para los próximos dieciocho meses.

Para que Torres volviese al Calderón, antes el Milan tuvo que hacerse con su fichaje procedente del Chelsea para así poder cederlo al club rojiblanco. Fernando Torres no ha rendido en Milán, adonde llegó a última hora como recambio de Balotelli y se marcha con un solo gol en diez partidos. No contó con la confianza de Inzaghi, de quien el delantero afirma que no cumplió con lo prometido, y se marcha de la Serie A sin haberse adaptado a su fútbol. Pocas opciones le quedaban a Fernando Torres para poder volver a destacar en el fútbol al más alto nivel toda vez que su estado físico está lejos de aquel delantero que deslumbrara en Anfield Road, y volver al Calderón era una de ellas. Allí se reencontrará con Simeone, que ya fuera compañero de equipo. En un entorno propicio, con una afición que lo idolatra y un entrenador exigente, Torres podría ser un jugador importante para los colchoneros intercalando la punta de ataque con los Mandzukic, Raúl Jiménez, Raúl García o Griezmann.

torres simeone

Lo de Alessio Cerci tiene más difícil explicación. Tras salirse las dos últimas temporadas en el Torino era uno de los jugadores más destacados y solicitados del Calcio, los grandes se lo rifaban y acudió a Brasil para jugar el Mundial con la Azzurra, pero tras un verano de rumores y altas pretensiones por parte del Toro, acabó en el Atlético en la última fecha de mercado por la considerable cifra de 14 millones de euros. Cerci parecía el jugador adecuado para dotar a la máquina del Cholo de rapidez, desborde, regate… Sin embargo, el Mono Burgos dijo de él que era bueno pero para jugar aquí había que correr, y quizá Alessio no fue a clase aquel día. Fuera de forma, sin apenas tiempo para adaptarse y en un conjunto con exigencia máxima, Cerci se marcha con apenas un partido como titular en Copa y ninguno en liga y Champions, donde marcó su único tanto en la goleada al Malmö. Mientras tanto, la afición se queda con las ganas de haber visto un poco más al internacional italiano del que contaban maravillas.

Y en estas llega a Milanello, experto Galliani como es en buscar en el mercado fichajes fallidos del prójimo para traérselos a casa por un módico precio. Está deseando llegar Cerci a Milán y así no se equivoca, pues lo que no dice el muy pícaro es que hace unos días quería fichar por el Inter. El Cerci del Torino es un gran fichaje, una contratación de las que se espera en un club como el Milan y que no se han dado en exceso en los últimos tiempos. El del Olímpico de Turín, porque el desaparecido Cerci del Atlético o el irregular de la Roma y la Fiorentina no es tan buen negocio. Veremos qué rendimiento le saca Inzaghi en un Milan donde probablemente se acomode en el ala derecha del 4-3-3, habida cuenta de que Honda, depositario hasta ahora del sitio, estará un mes en la Copa de Asia. Con un ataque con Cerci, Honda, Ménez, El Shaarawy más el posible regreso de Taarabt y la probable contratación de un ariete, el puesto que deja huérfano Torres (se habla de Okaka, de la Sampdoria), el cuadro rossonero completa un ataque de buen ver.

Cuatro meses ha estado Torres en Italia y cuatro meses Cerci en España, no ha habido paciencia ni tiempo ni pretemporada para aclimatarse, pero la prisa siempre es titular en el fútbol. Gana el Milan con un fichaje importante a coste cero, ganan Torres y Cerci, y quien no gana tanto es el Atlético, que se refuerza con un jugador que es una incógnita tras perder 14 millones en un futbolista que se marcha por la puerta de atrás. Y sin embargo, todos en el Manzanares están encantados con el retorno del Niño, pues ésa ya no es una cuestión objetiva.

En NdF | Sin valor

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero