El cuarto de hora de Lichtsteiner

lichtsteiner

Fue un partido de impulsos y giros argumentales más o menos inesperados. La Supercopa de Italia enfrentó ayer a Juventus y Lazio y resultó ser un buen partido hasta que la Vecchia Signora pisó el acelerador en los primeros minutos de la segunda parte con Stephan Lichtsteiner como piloto, y el primer título de la temporada en el país transalpino viajó así hasta las vitrinas del Juventus Stadium al igual que hace un año. En esos cinco frenéticos minutos, los de Conte marcaron tres goles que unidos al de Pogba en la primera parte certificaron el contundente 4-0 final, y el lateral helvético tuvo una destacada actuación gracias, sobre todo, al primer cuarto de hora de los segundos 45 minutos en los que marcó un gol, dio una asistencia y fue un constante peligro arrancando desde la banda derecha y apareciendo por el área como un delantero más. Es realmente complicado que un equipo marque cuatro goles y en los cuatro participe el lateral derecho, y así ocurrió ayer.

La Juventus había golpeado ya en la primera mitad cuando Marchisio se lesionó y su lugar lo ocupó Pogba. A los tres minutos de entrar, el francés marcó el primer gol. La Lazio, que hasta entonces lo había intentado a la contra, trató de llevar la iniciativa pero lo hizo sin peligro para la portería defendida por un sobrio Buffon. Tras el descanso, todos los planes de remontada de los de Petkovic se resquebrajaron cuando la Juventus decidió la suerte del partido. Primero fue una perfecta contra en la que Vidal dispuso en largo para Lichtsteiner, quien a su vez esperó el momento adecuado para ceder a Chiellini, que andaba por el área contraria al que acostumbra y marcó el segundo. El tercero sería obra del propio Lichtsteiner, tras una asistencia de lujo de Vucinic, con una definición propia del mejor nueve, y el cuarto lo marcaría Tévez en su primer gol oficial con su nuevo equipo tras una jugada en la que el suizo había realizado un buen disparo que Marchetti sacó con una gran intervención.

A la Juventus ni siquiera le hizo falta la participación de uno de sus grandes fichajes, Fernando Llorente, que vio el partido desde el banquillo. Conte apostó por Vucinic y Tévez, muy participativo este último aunque sin excesivo peligro hasta que marcó el gol. Pero el hombre del partido fue el ¿defensa? suizo, quizá el mejor lateral de la Serie A y que se encuentra como pez en el agua en el 3-5-2 de Conte con toda la banda a su disposición. Ayer, precisamente ante su ex equipo, tenía la oportunidad perfecta para hacerse notar y arañar un poco de ese reconocimiento que merece, en parte porque Lulic, quien ocupaba la banda izquierda en el centro del campo romano, le puso más ganas que acierto. Un buen partido, otro más, de un futbolista que lleva dos años en Turín con un gran rendimiento.

La Juve fue más equipo que la Lazio y justa ganadora del título, y ahora mismo se antoja difícil que algún equipo en Italia pueda hacerle frente a la hora de revalidar el título un año más. Tiene el equipo hecho, un sistema definido y buenos futbolistas a los que ha ido añadiendo piezas importantes como las de este año con Tévez y Llorente para el ataque y el central internacional Ogbonna como recambio de lujo para la tripleta formada por Barzagli (enorme ayer, una vez más) Chiellini y Bonucci. La Champions es su gran reto, y superar los cuartos de la pasada temporada su objetivo. Para ello contará con Lichtsteiner, quien a sus 29 años se encuentra en el mejor momento de su carrera y como tenga el cuarto de hora no hay quien lo pare.


Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero