Ganan todos menos el Valencia

rami

Adil Rami parecía destinado este verano a ser la nueva pieza del engranaje económico valencianista, ése por el que se hace necesario vender a alguno de sus mejores futbolistas para subsistir como se hizo en el pasado con Villa, Mata, Silva o Jordi Alba. Le quisieron Napoli, Arsenal o Rudi García, el técnico francés que tiene a la Roma en lo alto del Calcio y que ya tuviera a Rami entre sus pupilos cuando entrenaba al Lille. Al igual que con Gervinho, García quería a uno de sus ex para su nuevo proyecto en la Ciudad Eterna. Sin embargo, nadie pagó lo que el Valencia estimaba oportuno para su venta (alrededor de once millones) y Rami permaneció en Mestalla, siendo Roberto Soldado el elegido para obtener ingresos. Hoy el Valencia a buen seguro habría procurado su venta el pasado verano tras las polémicas declaraciones del central francés que forzaron su suspensión de empleo y sueldo y que finalmente han desembocado en su salida rumbo al Milan, cedido con una opción de compra de unos siete millones de euros.

Rami declaró a la prensa hace pocas semanas que sus compañeros son “unos pelotas” y que su técnico, Miroslav Djukic, “no va de cara”. El internacional francés encendió las fallas antes de tiempo y el club no dudó en castigar a su futbolista. Quizá Rami tenga razón o quizá no, o posiblemente sólo quería forzar su salida, pero desde luego no fueron las formas oportunas ni el medio adecuado. Con su buen hacer en Valencia, Rami despertó el interés de algunos de los mejores clubes europeos y quizá esperaba en el pasado mercado estival su salida hacia alguno de esos destinos, más si cabe teniendo en cuenta que este año el Valencia no juega la Liga de Campeones, y al ver que no fue así quiso forzar su salida del club ché. Lo que está claro es que el defensa quería salir del club y el Milan necesitaba un buen central, en cambio, el Valencia se ha visto forzado a desprenderse de uno de sus mejores futbolistas por un precio inferior al que pretendían.

El acuerdo ya es oficial y el club rossonero pagará medio millón de euros por su cesión, con una opción de compra de alrededor de siete kilos. Al estar cerrado el mercado, Rami no podrá debutar con el Milan hasta la entrada del nuevo año, sin embargo, la situación ha obligado a que el Valencia permita que Rami pueda entrenar desde ya con su nuevo equipo. Desde luego, el futbolista se ha salido con la suya. Un Rami que concluye contrato en 2015, que no tenía intención de renovar y que en Milán cobrará unos 2’5 millones, bastante más de lo que ganaba en Valencia. El club de Mestalla fichó a Rami hace un par de temporadas por unos seis millones, y en los poco más de dos años que ha estado a orillas del Turia ha ofrecido un gran rendimiento, principalmente en su primer año. Ahora posiblemente lo vendan por un poco más y visto así podría pensarse que el negocio no ha sido tan malo, pero en realidad podría haber sido mejor. Y además, de momento, el Valencia sólo verá lo pactado por la cesión.

Un fichaje necesario para el Milan

Galliani es experto pescador en aguas revueltas. En tiempos difíciles para el club lombardo se ha hecho necesario aprovechar las gangas del mercado, como las de jugadores que no han acabado bien con sus equipos o no han ofrecido el rendimiento esperado: Ibrahimovic fue un perfecto ejemplo y Kaká el último, hasta Rami. Otro díscolo futbolista para el vestuario milanista, nada nuevo en Milanello, que ha visto desfilar en los últimos tiempos a futbolistas como Ronaldinho, Robinho, Cassano, el propio Ibrahimovic o Balotelli.

En el plano deportivo es una grata noticia para Massimiliano Allegri, ya que el centro de la zaga (en realidad la zaga en sí misma, pero principalmente el centro) ha sido el punto más flojo del equipo hasta el momento. Mexés y Zapata, sin ser malos centrales, no están a la altura de lo que de un equipo como el Milan se espera, y Rami sin duda mejora el puesto. Bien para el Milan, que refuerza su plantilla, bien para Rami, que consigue la salida que anhelaba, y no tanto para el Valencia, forzado a vender a uno de sus principales activos. Otro ejemplo más de que hoy en día los contratos son papel mojado y el futbolista es el que manda.

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero