Thierry Henry: una carrera en imágenes

henry_estatua

No son los últimos días de noviembre los más habituales para que un futbolista se retire, y menos aún para que lo haga un grande como Thierry Henry. En realidad sólo ha confirmado, tras caer en las semifinales de la MLS, que deja el New York Red Bulls, equipo en el que ha pasado los últimos cinco años alejado de los principales focos mediáticos, pero a sus 37 años se habla de la retirada definitiva de uno de los mejores futbolistas de la década anterior. Con el mercado de invierno tan próximo y con el interés del Arsenal, el club de su vida al que más tarde o más temprano volverá, o de otros clubes como el Galatasaray, resulta aventurado decir que no volveremos a ver al francés en un terreno de juego, pero el rumor de su retirada supone una buena excusa para repasar la carrera que lo convirtió en uno de los mejores delanteros de los últimos tiempos.

AS Mónaco

henry_monaco

Debutó con el equipo francés en 1994 de la mano de Arsene Wenger, un técnico clave en su carrera con el que apenas coincidiría en el Principado. Allí conformaría una magnífica dupla con otro joven valor llamado David Trezeguet que surgiría en mitad de una generación francesa que estaba a punto de ganarlo todo a nivel de selecciones. Rodeados de futbolistas como Ikpeba, Benarbia, Dumas, Djetou, Barthez, Scifo o Sonny Anderson, Les Rouges et Blancs ganarían el título de liga en la temporada 97-98 con Jean Tigana en el banquillo. Al año siguiente desempeñarían un gran papel en la Champions, llegando a semifinales donde caerían ante la Juventus. Henry no destacó como un gran goleador en Francia (20 goles en 105 partidos de liga) pero en aquella Champions anotó siete goles en nueve partidos.

Mundial de Francia’98

henry 1998

Les Bleus serían los anfitriones en el Mundial de 1998 con la mejor generación de su historia, liderada por Zidane y con futbolistas de la talla de Djorkaeff, Desailly, Blanc, Deschamps o Thuram. Las dudas en aquel gran equipo estaban en la punta de lanza: Henry comenzó el torneo como titular y marcó tres goles en la fase de grupos que le valdrían para ser el máximo goleador de Francia en su único Mundial conquistado, pero en las eliminatorias fue Guivarc’h el titular, que no se destacó precisamente por su capacidad goleadora. Henry y Trezeguet estaban aún creciendo y no contaron con la total confianza de Aimé Jacquet para el once titular.

Juventus

henry_juve

Henry buscaba dar un salto en su carrera y lo intentó en el mercado de invierno de 1999, cuando fichó por la Juventus a cambio de 10 millones de libras. Su paso por Turín sería el menos fructífero de su carrera: arribó al Calcio en mitad de la temporada sin apenas tiempo para adaptarse a la exigente Serie A, y el entonces técnico bianconero, un novel en estas lides Carlo Ancelotti que sustituyó a Marcello Lippi, no supo dar con la tecla para hallar el rendimiento del mejor Henry. Con futbolistas como Zidane, Inzaghi y Del Piero, Henry fue relegado a la banda izquierda, pero ese ya había sido su puesto habitual en Mónaco. El debate sobre su presencia en la banda o en el centro fue una constante durante buena parte de su carrera, pero en Londres se disiparían todas las dudas más adelante.

En la banda izquierda de la Vecchia Signora tendría más responsabilidades defensivas, y junto a su llegada en el mercado de invierno y que el equipo no estaba en su mejor temporada, el resultado fue que su media temporada en la Juventus resultó un fiasco. Sus diferencias con Luciano Moggi fueron el desencadenante para su salida a final de temporada con destino a Inglaterra, donde en Highbury le esperaba el técnico que le había hecho debutar años atrás en Mónaco y que ya vio en él un delantero centro de mucho potencial.

Eurocopa 2000

henry_2000

Sus primeros meses en Inglaterra fueron complicados como lo fueron en Italia, y no tardaron en surgir las dudas sobre su adaptación al rápido fútbol inglés, pero Wenger tendría la paciencia necesaria con su pupilo y concluyó su primer año en la Premier con buenas cifras goleadoras y alcanzando la final de la Copa de la UEFA, que perdió ante el Galatasaray en los penaltis con Taffarel en modo muro. Henry resultó ser un buen sustituto para Anelka, la maravillosa locura de Lorenzo Sanz. Al término de aquella temporada tendría lugar la Eurocopa de Bélgica y Holanda, en la que Francia se presentaba como campeona del mundo. El equipo de Lemerre supo defender tal condición, ya con Henry como titular indiscutible y de nuevo autor de tres tantos, como en el Mundial de Francia, siendo el del empate ante Portugal en las semifinales el más importante de todos ellos. En la final fue Trezeguet quien marcó el tanto decisivo ante Italia, no obstante, fue Henry el designado como jugador del partido que daría a Francia la Eurocopa 16 años después. Por su parte, a la Juventus no le importó lo suficiente el mal rendimiento de Henry como para no apostar por su compañero David Trezeguet, quien, este sí, fue un gran fichaje para el club italiano.

Arsenal

henry_arsenal

228 goles en 377 partidos, máximo goleador histórico del club, es el mejor resumen de su carrera en el Arsenal, pero los números se quedarían cortos para definir lo que representa Henry para los gunners. Su estatua en los aledaños del estadio, que encarna la celebración del que fue el último tanto del Arsenal en Highbury antes de su partida hacia el Emirates, simboliza su importancia para el club inglés. En Londres, Henry se convirtió en uno de los mejores delanteros de la Premier y del mundo caracterizado por su elegancia, zancada, sutileza, capacidad técnica y facilidad goleadora, con ese gol tan suyo partiendo desde la izquierda y enviando con el interior el balón al palo largo como estandarte. Con el Arsenal ganó tres FA Cup y dos ligas, incluida la edición de 2004 en la que el equipo gunner alzó el título sin perder un solo partido con jugadores de la talla de Bergkamp, Vieira y Pires. Aquel sí era un gran Arsenal. En aquella temporada, Henry ganaría uno de sus cuatro trofeos como máximo goleador de la Premier y uno de sus dos títulos de mejor jugador del campeonato.

La Liga de Campeones fue su gran cuenta pendiente como jugador del Arsenal, y la final perdida ante el Barcelona en 2006 la ocasión en que más cerca estuvo de lograrlo como gunner. La siguiente temporada sería la última como jugador del Arsenal, lastrada por las lesiones y con pocas expectativas de ganar títulos en un equipo con poca experiencia. Así las cosas, Henry ficharía por el Barcelona con la esperanza de ganar los pocos trofeos que le quedaban como futbolista profesional.

Mundial de 2006

henry_2006

Un año antes de su llegada a Barcelona y tras la final perdida ante el club azulgrana tuvo lugar el Mundial de 2006, al que Francia llegaba con un conjunto veterano con la misma base que había ganado en 1998 y en 2000, y al que pocos daban opciones. Henry llegaba de esta manera a su penúltimo Mundial tras el fiasco de 2002, en el que no pasaron de la primera fase, el triunfo de la Copa Confederaciones en 2003, en la que Henry marcó el gol de la victoria en la final ante Camerún, y los octavos de la Euro ‘04, donde cayeron ante la sorprendente Grecia. No obstante, el equipo de Raymond Domenech sacó lo mejor de sí mismo y alcanzó la final con un Zidane rejuvenecido, la revelación de Ribéry y un Henry que de nuevo volvió a marcar tres goles en una gran cita de selecciones. Sin embargo, Italia tuvo su revancha de lo ocurrido en la Euro del año 2000 y ganó el Mundial en la tanda de penaltis. No fue el mejor año de Henry con las finales, pero sí fue una gran temporada que le valió para hacerse con el Balón de Bronce. Ya había ganado el de Plata en 2003, año en el que el Balón de Oro se lo llevó Pavel Nedved.

En la Eurocopa de 2008, Francia no pasó de una desastrosa fase de grupos, marcando Henry el único tanto de su equipo en la derrota por 4-1 ante Holanda. No fue mejor el Mundial de 2010, en el que tampoco pasaron de la primera fase con tan solo un punto en su casillero. Francia llegó a aquel Mundial con polémica en la repesca, con una clarísima mano de Henry antes de asistir a Gallas para que este marcase a Irlanda y clasificase a su selección para la cita de Sudáfrica. Pero su trayectoria con la selección francesa fue excepcional, con la que lo ganó todo y es el máximo goleador con 51 goles en 123 partidos. En los últimos días, ante la posibilidad de su retirada, Zidane ha propuesto que sea convocado el próximo mes de marzo en el amistoso que los Bleus jugarán ante Brasil, y que su presencia sirva como homenaje a su carrera con la selección francesa.

Barcelona

henry_barça

No fue el del Arsenal, pero el del Barcelona fue un buen Henry. En el Camp Nou no era la indiscutible figura del equipo y fue de nuevo relegado a la banda izquierda ya que el centro del ataque era cosa de Eto’o, pero Henry, principalmente en su segunda temporada, dejó buenos recuerdos en sus tres temporadas como azulgrana. En la primera llegó a un equipo a la deriva en el último año de Rijkaard, pero el francés fue de lo poco salvable. En la segunda, el primer año de Guardiola, firmó una notable temporada en la que marcó 25 goles entre todas las competiciones y alzó la ansiada Liga de Campeones que le faltaba tras ganar al Manchester United, que había sido el gran rival del Arsenal en Inglaterra. Tras ganarlo todo como azulgrana en aquel año, en su última temporada estuvo muy lejos de su nivel y en 2010 abandonó la liga española habiendo sido parte importante del mejor Barcelona de la historia.

New York Red Bulls

Chicago Fire v New York Red Bulls

Su último equipo hasta la fecha fue el Red Bulls de New York, donde ha jugado las cinco últimas temporadas ayudando a hacer crecer el fútbol estadounidense y alejado de la máxima exigencia. Sus números goleadores en Nueva York han sido buenos, siendo dos veces campeón de la Conferencia Este. En su último partido con el equipo americano no pudo alcanzar la final de la MLS tras caer ante el New England Revolution.

Su vuelta al Arsenal

henry_arsenal 2012

No podemos olvidarnos de su efímero regreso a Londres en enero de 2012, aprovechando el descanso en la MLS y cubriendo las bajas que el Arsenal tenía entonces debido a la Copa de África. Cinco años después de su marcha, saliendo desde el banquillo en un partido de la FA Cup ante el Leeds, Henry anotaba el gol de la victoria en lo que significó un auténtico regalo para el mundo del fútbol en general y la afición gunner en particular, que vio cómo su ídolo volvía a ser uno de los suyos, si es que alguna vez dejó de serlo.

            

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero