Con permiso del Benfica, que le endosó la friolera de 10 (¡diez!) chicharros al modesto Nacional dirigido por excolchonero Costinha, la goleada más sorprendente que nos deja el fin de semana es la que tuvo lugar este domingo en el Etihad Stadium, en el partido de la jornada en la Premier League… y que terminó con una impresionante exhibición del Manchester City sobre el Chelsea, al que pasó por encima (6-0) para dejar bien claro que Pep Guardiola y los suyos van también a por el campeonato doméstico. Sobre el cielo del noroeste inglés brilló sobre todo un tipo que suma dos hat-tricks en los tres últimos encuentros y que a las órdenes del técnico de Santpedor se está viniendo arriba: el Kun Agüero.

El argentino llega al punto álgido de la temporada en condiciones inigualables. Junto a Salah, lidera la tabla de máximos realizadores (17) y con cinco en su haber, es el cuarto jugador de la plantilla citizen que más asistencias ha dado. Su incidencia en el juego del City es cada vez mayor y con 30 años parece haber encontrado la madurez en un engranaje en el que encaja a las mil maravillas y en el que cada vez se siente más libre, con menos presión, más estrella. Sólo así se explica el primero de los tres goles que firmó, el segundo que encajaba un Kepa que vivió una auténtica pesadilla. El Kun agarró un cuero que había peleado De Bruyne y lo tuvo claro: descosió la pelota con un disparo elegante, fortísimo y meticulosamente colocado desde fuera del área que le permitió redimirse de un garrafal error previo cuando, con todo de cara, marró una clara ocasión. Para verlo en bucle (el golazo).

En 25 minutos el City ya se había merendado al Chelsea: al tanto inicial de Sterling, al que le siguió el citado, se unió otro del ‘10’ tras un regalo imperdonable de Barkley y un latigazo más, esta vez de Gündogan. A los de Maurizio Sarri, humillados por incomparecencia, el duelo se les hizo muy largo: en la segunda parte, y porque Kepa salvó alguno, ‘sólo’ cayeron un par más: el tercero de Agüero con el que entró en el olimpo de los productores de hat-tricks —iguala a 11 los cosechados por Shearer a lo largo de la historia de la Premier y no tardará en superarlo— y el sexto, nuevamente de Sterling, que tal como abrió el marcador, lo cerró. El Kun se marchó ovacionado por la grada, con los deberes hechos y siendo protagonista de un festival que mantiene en lo más alto de la tabla a los de Guardiola, que cuentan con los mismos puntos (65) pero un partido más que el Liverpool.

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.