Zakaria Bakkali, la joya adolescente del PSV

Zakaria-Bakkali

Apunten su nombre: Zakaria Bakkali. ¿Ya? Más que nada porque dará que hablar. O mejor dicho, ya ha dado que hablar. Y promete seguir haciéndolo; tiene solamente 17 años y no podemos decir que se desenvuelve como un veterano porque no, se mueve como lo que es: un adolescente atrevido, descarado, con ganas de crecer y demostrar al planeta que tiene un lugar reservado en el firmamento futbolístico. Vale, tampoco lo encumbremos porque de flores de un día está lleno el jardín, pero lo que aflora de este chaval lo ha visto hasta el seleccionador belga, que hace unos días le convocó para jugar con la absoluta. Ayer, con el NEC de víctima y la excusa de la llamada de Marc Wilmots para el partido contra Francia, se marcó un hat-trick en la victoria de su equipo, el PSV, en la segunda jornada de la Eredivisie. El último de sus tantos fue, hablando rápido y mal, una bestialidad. Y no, mi intención no es encumbrarle. Él se encarga de hacerlo solito.

Con 17 añitos (nació en 1996) su vida se podría resumir en que nació, creció y marcó tres golazos. Y de lo segundo no estamos muy seguros, pues todavía es demasiado joven como para no seguir creciendo. En realidad, llegó a Eindhoven en 2008 y el año pasado, ante el interés de este chaval de varios conjuntos europeos, amplió su contrato hasta 2015. Entonces, la intención del cuadro neerlandés no era otra que alternar la presencia en el filial con los entrenamientos en el primer equipo, ya que con 16 años jugaba con en el conjunto Sub’19 de la Academia del PSV, un dato que habla de la precocidad a la hora de irrumpir en la élite que ha tenido. En 2011 fue elegido en la Nike Cup disputada en Manchester como mejor jugador joven del mundo. En ese torneo se encontraban los ojeadores del Manchester City, que se plantearon hacerse con los servicios del joven belga, de ascendencia marroquí, pero finalmente prosiguió su formación en Holanda, que ahora está viendo los frutos de un talento impropio para su edad.

LLAMADA DE BÉLGICA
La semana pasada marcó su primer gol(azo) oficial con la elástica del PSV. Fue en la previa de la Champions League contra el Zulte Waregem. Horas después, llegaba la confirmación por parte del seleccionador belga de que había sido incluido en la lista de convocados para el amistoso del miércoles ante Francia. El jugador, con doble nacionalidad, podría haber elegido jugar con Marruecos, aunque todo hace indicar que pasará a acompañar a la hornada de talento que aúna Wilmots, con jugadores como Fellaini —que en su día tuvo el mismo dilema—, Hazard, Courtois, Benteke, Lukaku, Vertonghen, Witsel… Sin embargo, aunque el miércoles debute ante el cuadro galo, al no ser un partido oficial, Bakkali podría aplazar su decisión. Para más inri, hasta Holanda ha pensado en reclutarlo para la Oranje. No es de extrañar: apunta maneras y todos ven en su figura una joya por pulir. De hecho, Wilmots ha llegado a asegurar que el hábil extremo derecho del PSV sabe del interés de la Federación Belga desde que tenía 14 años y despuntaba en las inferiores, aunque ha reconocido que “es su corazón el que debe decidir”. De momento, probará fortuna con unos ‘adultos’ en los que hay muchas esperanzas depositadas. Si ya había talento, Zakaria lo multiplicará.

RÉCORD EN LA EREDIVISIE
La semana fantástica de Bakkali, que se caracteriza por ser un futbolista escurridizo, rápido, no exento de técnica y con un disparo con ambas piernas pluscuamperfecto a pesar de ser diestro, quedó rubricada con su exhibición ante el NEC Nimega (5-0). Primero, con un regate en una baldosa dentro del área y una definición explosiva; después desde la otra banda, percutiendo y colocándose la pelota en su zurda, con el que marcó el segundo. Con el resultado muy a favor tras dos goles más de Georginio Wijnaldum —otro a tener muy en cuenta—, Bakkali apareció en la banda izquierda para burlar un defensa, meterse dentro del área y clavar el esférico en la escuadra de la portería rival. Una preciosidad que le convierte en el jugador más joven de la historia de la Eredivisie en firmar un hat-trick, con 17 años y 196 días. El anterior récord databa de 1966, cuando Ruud Geels, un histórico goleador de la liga holandesa, lo hizo con 17 años y 235 días. “Para mí el fútbol es un juego y hoy jugué bien”, se limita a decir Bakkali tras su gran noche antes de añadir un poco de cordura a la locura que él mismo ha desatado: “Voy a tener los pies en el suelo”. Y si puede ser también en el césped, mejor que mejor.

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.