balon de oro 2020

Si nos pensábamos que este año nos íbamos a librar del debate subjetivo y habitualmente estéril que suele acompañar cada año el Balón de Oro, estábamos equivocados. La decisión de France Football en no otorgarlo este 2020 parecía que iba a dejar las tertulias deportivas huérfanas de una discusión que siempre da juego, que genera audiencia y que también vende periódicos, pero no. Se viene el debate por el ‘Qué Injusto Que Este Año No Va A Haber Balón De Oro Porque Claramente Se Lo Merecía [introduce aquí el nombre del jugador de tu equipo favorito, el que más simpatía te produzca o por el que más intereses te muevan]’.

En el QIQEANVAHBDOPCSLM 2020 ―lo siento por las impronunciables siglas― el claro favorito, para la prensa madridista, es Karim Benzema (32 años). Justamente el año que lo merecía, en Francia, donde vaya por Dios, le tienen manía, han decidido que no haya galardón para el delantero. Casualmente cuando se lo había ganado a pulso. Que por algo ha llevado en volandas al Real Madrid campeón de Liga. Evidentemente, los mismos que sitúan al galo en la pole position del trofeo que no se dará, son los mismos que no tienen en cuenta los 25 goles de Messi (4 más que el ariete blanco) o las 20 asistencias del argentino, 12 más respecto a las que ha dado Benzema. Eso sí: el argumento de haber sido esencial para la conquista del campeonato doméstico blanco es incuestionable.

Lo es ahora, porque cuando Leo Messi (33 años) ganó el último Balón de Oro, no era suficiente con ganar una triste Liga. En sus números citados en el párrafo anterior y en su incidencia en un Barcelona sin alma se basa la prensa del otro lado del puente aéreo para coronar al capitán barcelonista, el único rayo de luz en la sombría trayectoria culé durante este curso. No hay discusión, aunque el Barça haya dado más pena que la muerte de Mufasa. El QIQEANVAHBDOPCSLM 2020 debe ser suyo.

¿Y dónde queda en la ecuación Cristiano Ronaldo (35 años)? ¿Dónde quedan sus 30 goles y sus seis asistencias en una Serie A que todavía no ha terminado? ¿Dónde está el antagonista de Messi en los últimos años? Pues no, no esperéis campaña en favor del portugués porque está muy lejos, ya no viste de blanco ―ahora ya tienen nuevo candidato― y la Juventus, aunque se proclame campeón, no le llega a la suela del zapato a los dos grandes de nuestra Liga. Tsss.

A pesar de que las explicaciones esgrimidas por France Football no me terminan de convencer (uno de sus puntos asegura que lo hace «porque la historia del Balón de Oro es demasiado bonita para correr el riesgo de dañarla con un ejercicio cuestionable») aunque están en todo su derecho ―faltaría más―, solamente con pensar que este año nos íbamos a librar del eterno debate Madrid-Barça en su contexto más particular se me hacía la boca agua. Pero con una Champions League exprés a la vuelta de la esquina, me da que la discusión sobre el QIQEANVAHBDOPCSLM 2020 no ha hecho más que empezar. Y promete ser más acalorada si cabe por la injusta decisión ―según el prisma con que se mire o la camiseta que lleve uno puesto―, que se ha tomado respecto al premio individual más popular del fútbol mundial.

PD: Aviso: el ‘The Best’, de momento, se celebra. Qué horror.

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Periodismo deportivo en vena. En NdF desde 2006. Hacer todo lo que puedas es lo mínimo que puedes hacer.