tamudazo segundazo

La rivalidad entre FC Barcelona y RCD Espanyol tiene, de ahora en adelante, un nuevo protagonista en sus filas: se llama ‘Segundazo’ y es el término escogido por el flanco culé para describir el descenso a la categoría de plata del conjunto blanquiazul, que se despidió de manera matemática de Primera División en el peor escenario posible para sus aficionados: el Camp Nou (1-0). A falta de nueve puntos por disputar, los puestos de salvación los tienen los pericos a once.

El Segundazo es un parónimo de lo que en su día fue el ‘Tamudazo’. Para los más jóvenes del lugar, se trata de un hecho casi histórico en la Liga, que tuvo lugar en 2007, y en el que fue protagonista, en el mismo sitio, a Raúl Tamudo. Y es que fue un gol del capitán blanquiazul a Víctor Valdés privó al Barcelona de la victoria en la penúltima jornada que le hubiese situado líder de la clasificación en un campeonato que finalmente ganó el Real Madrid en la última fecha.

tamudazo

El Tamudazo, en esencia, se recuerda con una sonrisa entre los pericos como el día que dejaron sin título a su eterno rival. El Segundazo, por su parte, lo recordarán los culés a partir de ahora como el día que mandaron a Segunda al otro gran equipo de la ciudad.

Así son los caprichos del fútbol y del destino. En 2007 el calendario quiso que fuese el Espanyol quien confirmara los peores pronósticos para aquel Barça de Rijkaard. Esa noche, 17 segundos lo cambiaron todo. Los blaugrana vencían 2-1 en el Estadi y el Real Madrid perdía en La Romareda por idéntico resultado. En la clasificación, los mismos puntos (72) pero el golaveraje a favor de los que por entonces dirigía Capello. Si ganaba el Barça, se ponía líder, y más con la derrota en tierras aragonesas de los madridistas. Pero en las postrimerías, igualó Van Nistelrooy (89’) en Zaragoza y, apenas unos segundos más tarde, casi de manera simultánea, Tamudo (90’) hacía lo propio en el Camp Nou. En ese mismo instante nacía la ‘leyenda’, que con el transcurso de los años se ha ido recordando, con especiales incluidos y aniversarios cada vez que se aproximaba el 9 de junio.

La culpa de que esa Liga se le escapara al Barça no la tuvo exclusivamente el Tamudazo, sino una irregular temporada en la que la Diosa Fortuna hizo de las suyas para que el Espanyol pudiese asaltar el Camp Nou en el último suspiro, para regocijo de la parroquia espanyolista, que recuerda aquel tanto como si de un título se tratara. Tampoco el Espanyol regresará a Segunda 27 años después por el tanto de Luis Suárez, sino por una pésima campaña que se ha cobrado tres entrenadores y en la que ha residido siempre en las penumbras de la clasificación. Justicia poética, pensarán los barcelonistas.

segundazo

No sabemos si el Segundazo tendrá especiales, se celebrarán aniversarios y a nivel mediático hará tanto ruido como lo hizo y lo sigue haciendo el Tamudazo. En cualquier caso, son términos inevitables en una rivalidad histórica como la que viven Barcelona y Espanyol. Y que por el bien del fútbol esperamos que más pronto que tarde, y en Primera, puedan volverse a retomar.

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Periodismo deportivo en vena. En NdF desde 2006. Hacer todo lo que puedas es lo mínimo que puedes hacer.