Elche ya es de Primera

ElchePrimera

El pasado fin de semana reveló un secreto a voces. La confirmación de que el Elche CF regresa a Primera División después de 24 años. En realidad, más que un secreto, el ascenso del conjunto ilicitano era box populi. Un broche perfecto para una entidad que este año cumplió 90 años y que desde la primera jornada —igual que el Barcelona en la máxima categoría— ha ocupado la primera plaza del torneo de la regularidad, donde ha sido el mejor con diferencia y en el que hasta la fecha ha cosechado 77 puntos, nueve más que el segundo y el tercero a falta de tres jornadas para la conclusión de la Liga Adelante. Todo un premio para Elche, que se echó a la calle a celebrarlo a pesar de la derrota ante el Almería, que llegó horas después de confirmarse la noticia. La fiesta tiene visos de prolongarse porque la hazaña así lo requiere.

Como comentamos en un post hace poco más de un mes, el autor del éxito franjiverde ha sido Fran Escribá. El técnico revelación de la temporada al que de buen seguro no le faltan ofertas. También jugadores como Xumetra, del que se comenta que tiene pie y medio en el Levante, o Etxeita, cuyo regreso al Athletic Club también parece una obviedad. La idea del club ahora es conformar una plantilla que dé la cara en Primera manteniendo parte del bloque que ha sido protagonista de excepción en un año histórico. Comenzando por la portería, donde Manu Herrera debe seguir siendo el guardarredes como lo ha sido en Segunda, donde ha sido el que menos goles ha encajado y acabando por la vanguardia, donde Coro parece que tendrá, esta vez sí, la merecida oportunidad que siempre se le negó en el Espanyol.

Un jugador del que me alegro especialmente es Berry Powel. Para más señas, el segundo por la izquierda de la imagen que encabeza este texto, con un cuero cabelludo verde que contagia buenas sensaciones. El holandés, pese a no ser la referencia, ha marcado goles importantes y a sus 33 años podría debutar en la Liga. Pocos se lo hubiesen dicho, ni posiblemente él se lo hubiera imaginado, cuando fue fichado por el Nàstic hace tres años, casi de rebote, porque el conjunto grana no encontraba un cazagoles. Hizo la prueba, la superó y poco, muy poco a poco, se fue metiendo en la dinámica del equipo. Se marchó por haber metido la pata, y tras un efímero paso por el Huracán de Valencia fichó por el Elche, que con él en sus filas ha logrado algo que en 24 años no sucedía: jugar en la élite. Felicidades, franjiverdes.

En NdF | El Elche asoma la cabeza en Primera

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.