Elucubraciones sobre el próximo Madrid

isco.

Tiempo de fichajes, rumores, dimes, diretes, alineaciones, posiciones… tiempo de elucubraciones. De cómo jugará este equipo, de quién necesita fichar aquel, y uno de los favoritos para todas esas cavilaciones es, cada verano, el Real Madrid. El equipo blanco anda inmerso, toda vez que ya por fin contrató a Ancelotti, en plena rumorología sobre quiénes formarán parte del nuevo proyecto del técnico italiano, quien habló recientemente de hacer un fútbol espectacular, demostrando traer la lección bien aprendida. Sin saber aún cuáles serán las directrices de Carletto ni los nombres que definitivamente portarán un dorsal en el Bernabéu la próxima temporada, trataremos de acercarnos, línea por línea, al que podría ser el Real Madrid de la temporada 2013-2014.

Portería

Sin duda será un debate candente. El buen hacer de Diego López durante la pasada temporada, la lesión de Casillas y los rumores de vestuario mantienen abierta la duda sobre el dueño de la portería, y la Copa Confederaciones no ha ayudado a mejorar la imagen de Iker. Se habló de la posible salida de Diego, pero los rumores han amainado y en principio continuará en el club. En condiciones normales y con los dos sin problema físico alguno, Casillas, que tiene a la afición dividida, debería partir con ventaja aunque sea sólo por su trayectoria, pero eso es algo que sólo otorga medio metro de ventaja en la línea de salida: si no demuestra estar a la altura Diego López merecerá también su oportunidad, y ya ha demostrado saber aprovecharlas.

Defensa

Arbeloa tendrá este año competencia directa con un chaval de la cantera que ha crecido en Alemania como Carvajal, lateral diestro puro como no lo era el siempre cumplidor Essien. De Arbeloa, para ahorrarnos explicaciones, pienso más o menos lo mismo que mi compañero Daniel iglesias, por lo que me parece un digno poseedor del flanco derecho de la zaga blanca. Carvajal, sin el sentido táctico del internacional español, sí otorga más presencia ofensiva y tendrá su oportunidad para demostrarlo. En el otro flanco pelearán por un puesto Marcelo, reciente campeón de una Confecup en la que le hemos visto plenamente recuperado, y Coentrao, que suplió con solvencia la baja del brasileño. Aún así me decantó por Marcelo: sus recursos ofensivos y su capacidad para dar salida al equipo desde su zona le otorgan ventaja sobre el luso, quien no obstante es una seria alternativa para otro tipo de partidos. Se habló de su venta al Mónaco, pero creo que sería un error. También está el polivalente Nacho, campeón de la Euro Sub 21, pero hay excesiva competencia. La cesión podría ser una salida.

En el centro de la zaga hay tres opciones de primer nivel para dos puestos. Ramos es indiscutible, y por si quedaba alguna duda la Confederaciones las ha resuelto todas. Para jugar a su lado están Varane, postulante como uno de los mejores centrales del mundo, y Pepe, siempre eficaz, antaño infranqueable pareja de Ramos hasta la irrupción del joven francés. Pepe es un jugador de peso, uno de los mejores en su puesto, pero realmente sería una pena cortar la enorme progresión de Varane. Albiol será la cuarta opción, con pocas opciones de jugar salvo lesiones, sanciones o rotaciones.

Centro del campo

Imaginaremos que Ancelotti jugará con un 4-2-3-1, aunque tampoco sería descartable un 4-3-3. En el doble pivote están Xabi Alonso y Khedira, trabajo y cobertura de ambos, precisión, clarividencia y pase en largo del donostiarra, llegada y más trabajo del alemán. Un buen doble pivote. No obstante, tras la marcha de Essien, no estaría de más un refuerzo en la zona, e Illarramendi, que suena para ello, sería una contratación de lujo. Alternaría la titularidad con ambos y sería el sucesor en el futuro de Xabi Alonso, pieza indispensable de quien no se sabe si renovará su contrato. Aunque un año más de Illarra en Anoeta jugando competiciones europeas antes de dar el salto a un grande no le vendría mal. Y no nos olvidamos por supuesto de Modric, quien lo tiene difícil para ser un fijo pero será un comodín para el doble pivote y la zona de tres cuartos. Su continuidad es un acierto y quizá este segundo año sea el suyo. Casemiro también parece que formará parte del primer equipo.

En la zona de tres cuartos abundan las opciones, más aún tras el fichaje de Isco. Cristiano Ronaldo tiene un sitio fijo en la zona izquierda, su favorita para partir de ahí al centro, y bueno sería para el club y para él que arreglen las diferencias contractuales que puedan tener y pueda así centrarse en seguir siendo uno de los mejores. Isco podría tener su lugar en el centro o escorado a la derecha, alternando posición con Özil. Una de las tareas de Ancelotti será la juntar bien las piezas y que el equipo se mantenga unido en el centro del campo, encontrando ese jugador que enganche el centro del campo con el ataque y que no pudieron ser ni Sahin ni Modric hasta el momento. ¿Podrán Isco y Özil cumplir ese rol?

Di María se presenta como la opción para desestabilizar por banda, pero su irregularidad en la última campaña le ha situado en la zona de transferibles. Una lástima, porque en su mejor forma era un indiscutible. Kaká se reencuentra con Ancelotti y eso le abre alguna puerta cuando parecía que las tenía todas cerradas. Me recuerda al reencuentro de Torres con Benítez en el Chelsea: no vimos a aquel Torres que deslumbró en Liverpool, pero sí un Torres más eficiente. Con Kaká pudiera pasar algo similar y tiene además la motivación del Mundial en casa, pero la competencia es fuerte. Supongo que descartamos su salida porque difícilmente alguien asumirá su ficha, aunque rumores, sabemos, no faltarán. También está Callejón, positiva sorpresa en su primer año y más frío y desapercibido en el segundo.

Y está Gareth Bale, claro. Una utopía, parece, por su precio. El Tottenham parece haberse quedado pequeño para un jugador que está en un momento de forma espectacular, pero su precio es prohibitivo. Pero imaginemos que recala en La Castellana: olvidados sus tiempos de lateral, y siendo un desperdicio alejarlo tanto del área, su zona de mayor influencia sería la banda izquierda, de donde parte Cristiano. También ha jugado más centrado, y creo que podría ser perfectamente compatible con el luso. Con el futbolista galés la competencia sería muy dura y Özil o Isco probablemente pagarían las consecuencias. No creo que su fichaje sea prioritario y más por esas cantidades, aunque no seré yo quien diga eso “Bale no que es muy caro”. El Madrid es el que paga y sería un lujo verle en nuestra liga. Además creo que para Florentino ha sido un golpe de efecto el fichaje de Neymar por el Barça y no cejará en su empeño de ofrecer su contrapartida mediática, aunque para eso creo que debería centrar sus miras en la siguiente línea.

Delantera

Están Higuaín y Benzema, y ninguno de ellos demostró ser el año pasado el nueve que demanda un equipo como el Madrid. El argentino, quien sigue sin remontar números en Champions, es un buen atacante para determinadas situaciones, pero no el 9 fijo que quiere ser. Se habla con insistencia de su salida, aunque parece cerrársele la puerta de la Juventus tras el fichaje de Tévez. Es una clara opción además para hacer caja. Una lástima para un jugador que siempre da todo lo que tiene, pero el Madrid demanda siempre un poco más. Benzema continuará salvo sorpresa. Ha demostrado ser perfectamente capaz y cuando tiene el día pocos delanteros aúnan como él clase, elegancia, técnica, clarividencia y gol, pero a veces parece que para que eso ocurra tienen que alinearse Marte, la Luna y la Torre Eiffel. Me gustaría verle jugar más a menudo de segundo delantero, participando más en el juego y llegando desde atrás al remate.

Los canteranos Morata y Jesé son alternativas de lujo. Morata viene de un fantástico Europeo Sub 21 y, además de poder jugar de nueve, lo hace también partiendo desde la izquierda. Tiene más que gol. Jesé está haciendo lo propio en el Mundial Sub 20 y es una de las grandes promesas de nuestro fútbol. El Madrid tiene futuro ahí, pero el problema es el de siempre: los minutos y la competencia. Para ser titular en el Madrid no basta con ser bueno, y más aún en las posiciones de ataque. El Castilla se les queda pequeño y siempre está la fórmula de la cesión o ir cogiendo minutos. O quién sabe: quizá la rompan y nadie le saque de ahí por méritos propios.

Y por último está la probabilidad del fichaje estrella. El último en acudir a los rumores es Zlatan Ibrahimovic, cuyo fichaje sería un bombazo. Ya dijo que le gustaría seguir a Ancelotti y se dice que no anda muy contento por París. Además, seguro que no le importaría ganar al Barcelona con el eterno rival, aunque ya no esté el filósofo. Quiere ganar la Champions, y aunque al Madrid se le resista la Décima siempre es un buen lugar para procurar el asalto. Con 31 años sería presumiblemente la última gran oportunidad del nómada sueco. Habría que comprobar su compatibilidad con Cristiano, a quien no le ha mandado rosas precisamente… Otro de los grandes rumores es el de Cavani, otro jugador que sería un gran refuerzo para la Liga, pero parece ser que precisamente fichará por el PSG, lo que podría acelerar la salida de Zlatan. Esto no ha hecho más que comenzar.

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero