Un Getafe de Champions


Pocas portadas está copando la gran temporada del Getafe, que ocupa la cuarta plaza después de 25 jornadas de campeonato, por delante de tantos equipos configurados para cotas mayores y que observan, desde lejos, cómo el equipo de José Bordalás se ha encaramado a una zona, la de la Champions, reservada a priori para otros conjuntos menos modestos. Los azulones son un bloque compacto, que basa su juego en una poderosa defensa —con 22 goles, es el segundo que menos ha encajado en todo el curso, en el que además ha dejado su portería a cero hasta en ocho ocasiones— y en una mezcla perfecta entre experiencia y ganas de reivindicarse en la máxima categoría. David Soria, Djené, Maksimovic, Foulquier, Flamini o la pólvora arriba de Jorge Molina (36 palos), ahora Jaime Mata y cuando hace falta Ángel Rodríguez, completan un cuadro que si cuyo primer objetivo antes de empezar el curso era la salvación, pueden presumir de haberle sobrado 13 jornadas. Ahora, a soñar con Europa.

A Bale no lo entiende nadie


Rozando el umbral de la pobreza futbolística en el Ciutat de València y con dos compromisos de aúpa en camino como son los dos clásicos ante el Barcelona en Bernabéu, Solari pensó que tras el empate del Levante, Bale podría agitar un partido en el que los blancos habían regresado a las malas costumbres de no hace tanto. El galés no fue el primero en entrar, sí Fede Valverde, por Kroos. Y eso no pareció sentarle demasiado bien al expreso de Cardiff, que finalmente saltó al campo y terminó marcando el gol de penalti que dio la victoria a los suyos. Pero lo que hizo en la celebración sobró. Un desplante a Lucas Vázquez con el que quizá quería poner de manifiesto su mosqueo. Tal vez el mismo o similar al de una parroquia madridista que espera de él, desde que llegó hace seis temporadas, que se convierta en el líder del vestuario, que cojas las riendas del equipo y demuestre una personalidad que únicamente saca a relucir para quejarse tras ganar la Champions o en noches como la de ayer. A caballo entre la enfermería y los campos de golf, chapurreando el español después de más de un lustro en España, Bale debería hacer examen de conciencia y ganarse en los entrenamientos la titularidad.

VAR, así no ayudas


Soy de los que le gusta defender la labor del videoarbitraje, de los que rompen una lanza a su favor. Pero lo de ayer es injustificable. No tiene sentido alguno. No hubo penalti sobre Casemiro, fue un piscinazo como una catedral del brasileño. Y que con la maravillosa posibilidad de rectificar que le ofrecen las repeticiones, el árbitro lo ratifique, no tiene explicación. Es un grave error y esperemos que se aprenda de él. Y ya está.

Fotos | Getafe CF / LaLiga

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.