betis equipo mas decepcionante
Continuamos en Notas de Fútbol esta serie de píldoras en forma de posts en los que comentaremos lo mejor y lo peor que nos ha dejado esta Liga recién finalizada, con el Real Madrid como campeón, y en el que analizaremos, con nombres propios, los protagonistas para bien y para mal de un campeonato extraño por las circunstancias que, como cada temporada, nos ha dejado una serie de héroes y villanos. En este quinto capítulo toca juntar letras sobre el equipo más decepcionante.

No ha sido fácil escoger el equipo más decepcionante de la temporada 2019/2020 en LaLiga. Había serios candidatos que por méritos propios se podrían aupar en lo más alto de dicha distinción. El Espanyol, poco sospechoso a principio de curso de terminar colista y en definitiva, en Segunda, es uno de ellos. El Valencia, que comenzó una campaña ilusionante tras conquistar la Copa del Rey meses atrás, se vino abajo como consecuencia de una nefasta gestión y ni en puestos europeos terminó. O el Celta de Vigo, que con grandes jugadores se salvó en la última jornada y porque así lo ‘quiso’ el Leganés… o el VAR. Pero si hay que mojarse, que de eso va esta serie, uno se moja: el Real Betis, destinado a pelear por lugares privilegiados de la tabla, se ha ‘ganado’, con su temporada tan ramplona, el puesto por excelencia de la decepción. Entre sus aficionados y entre quienes aspirábamos a ver un proyecto ambicioso.

joel robles

Y es que las expectativas van normalmente cogiditas de la mano de la inversión en fichajes que un club realiza o, en su defecto, de la calidad de sus refuerzos, independientemente del precio. En el segundo caso bien podríamos hablar del Celta (Denis, Rafinha, Santi Mina), que apenas se gastó 24 millones de euros pero configuró un plantel con interesantes aspiraciones. En el primero, nuestro protagonista. Y es que el Real Betis fue el quinto equipo de toda la Liga que más invirtió en fichajes, con un gasto de 100,25 millones de euros, únicamente por detrás de Real Madrid (352,5), Barcelona (273) y su archienemigo, el Sevilla (177,75). A esos 100 hay que restarle los 22 de Lo Celso, fichado en propiedad para después irse cedido al Tottenham por 15 y una opción de compra de 32 que, finalmente, llevó a cabo el pasado mes de enero. En cualquier caso, sigue siendo una apuesta atrevida por un proyecto para el que no se dudó en pagar la cláusula de un entrenador, Rubi, que abandonó el Espanyol por 1 ‘kilo’.

Joan Francesc Ferrer firmó por tres temporadas y por tres, también se multiplicaba su salario respecto al que ingresaba en Barcelona. De la mano del técnico llegó su ojito derecho en materia goleadora: Borja Iglesias. El suyo también fue un fichaje polémico, pero que se llevó a cabo previo pago de casi 30M€. La magia llegó con la incorporación de Nabil Fekir (20M€), cuya elección sorprendió a muchos ya que no hacía tanto tiempo, el nombre del campeón del mundo con Francia había sido vinculado a otros grandes del continente. Alex Moreno y Pedraza cubrirían la baja de Junior Firpo y Emerson se hizo dueño del lateral derecho. Todos ellos se unían a una plantilla con mucha calidad individual (Canales, Lainez, Joaquín) y que colectivamente, terminó siendo un auténtico desastre.

fekir betis

Los éxitos que precedían a Rubi tanto en el Huesca como en el Espanyol no los pudo replicar en un Betis cuyas miras estaban puestas en Europa, en terminar entre los seis primeros, algo nada descabellado teniendo en cuenta que la carga de partidos iba a ser inferior respecto al curso anterior. Pronto se vio que la irregularidad se adueñaría de un equipo en el que Joel Robles hizo aguas en la portería (salvo en alguna excepción), en el que Bartra cuajó seguramente la peor temporada de su carrera, en la que el suplente del delantero titular ―Loren―, marcaría casi cuatro veces (11) más goles que el fichaje de relumbrónBorja Iglesias― (3), en el que William Carvalho, cuando jugó, estuvo a años luz de su nivel y en el que Canales, tirando del carro y Fekir, con sus destellos de crack, no fueron suficiente. De lo poco rescatable junto a Emerson en banda derecha.

Rubi, pese a vivir siempre en el alambre, fue finalmente despedido a finales de junio y el proyecto de tres temporadas se quedó en un puñado de meses, que hubiesen sido menos si no fuese por el confinamiento. Alexis Trujillo se sentó en el banquillo para asustar los fantasmas del descenso (terminó 15º a cinco puntos de la zona de peligro) y corroborar un año más para olvidar de los verdiblancos, que ya han movido ficha y, acostumbrados a generar expectativas, han contratado a nada más y nada menos que Manuel Pellegrini de cara a las próximas… tres temporadas.

En NdF | A este Betis se le agotan las excusas
En NdF | El Betis destituye a Rubi: crónica de una muerte anunciada
En NdF | Fichajes con desencanto: Borja Iglesias
En NdF |

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Periodismo deportivo en vena. En NdF desde 2006. Hacer todo lo que puedas es lo mínimo que puedes hacer.