Si esto es una crisis, apaga y vámonos

madrid-entrenamiento

Es normal porque desgraciadamente la palabreja está de moda. Casi cualquier situación, cotidiana o laboral, se achaca a la crisis. Y en el fútbol, como no podía ser de otra manera, también se ha tornado manida, incluso antes de que saltara la burbuja inmobiliaria y la economía saltara por los aires. A la «crisis» en el fútbol le pasa un poco como a los que te dicen «te quiero» cuando apenas te conocen: que pierde todo su sentido y credibilidad cuando realmente ese sentimiento, a posteriori, es auténtico. Quemar las palabras es lo que tiene, que luego cuando las escuchas no sabes si se trata de una simple coletilla más o una afirmación con todas las de la ley.

Y en esas estamos, con la «crisis» del Real Madrid. Las causas, perder tres partidos: un bolo por el que se llevó cuatro nada despreciables millones de euros contra el ‘todopoderoso’ Milan (sí, entrecomillado); caer en Liga contra el Valencia en su estadio por la mínima (1-2) y perder el miércoles ante el Atlético (2-0) en la ida de los octavos de final de la Copa del Rey que, con todo el cariño, es un torneo que desafortunadamente no interesa ni al Tato —un saludo si me estás leyendo, Tato— pero que al ser el rival ciudadano el que le metió mano, ha encendido las alarmas en el entorno blanco (o en barcelonista, necesitado de problemas ajenos para hacer más soportable el dolor propio).

Las conclusiones a esta «crisis» son las siguientes: los de Ancelotti tienen un poquito más llenas sus arcas, en el campeonato doméstico siguen líderes con un punto de ventaja sobre el Barcelona ¡y con un partido menos!, y en el torneo del KO están groguis pero capaces de dejar en la lona a su rival, como ya demostró en tantas ocasiones; aunque esta vez parezca realmente complicado. En el peor de los casos, quedarían apeados en enero de una competición que no salva temporadas y dispondrían de más tiempo para centrarse en lo verdaderamente relevante: la Liga y la Champions. Más que crisis, es un bache. Y otra cosa no, pero material para recuperar el asfalto tiene de sobra ‘Carletto’.

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.