Sobre las elecciones en el Barça y la figura intocable de Messi

bartomeu-elecciones

La mejor decisión de Josep Maria Bartomeu se hizo efectiva este miércoles, cuando en medio de una «tensión desproporcionada» decidió adelantar las elecciones, que se llevarán a cabo a final de temporada. Una decisión tomada el mismo día que se anunció y que seguramente debió tomar cuando Sandro Rosell abandonó por la puerta de atrás el Barcelona salpicado por el ‘caso Neymar’, hace justamente un año. Tras echar a Andoni Zubizarreta, en medio de la sanción de la FIFA y con el pique entre Messi y Luis Enrique para rizar el rizo, el máximo dirigente blaugrana decidió que los comicios son la mejor solución para recuperar la estabilidad. Y en esta ocasión, acierta.

En la rueda de prensa de Bartomeu, en la que lo primero que hizo fue anunciar las elecciones, se le pudo preguntar sobre todo. Sin plasma de por medio, los periodistas presentes pudieron poner en duda todas las incógnitas que rodean al club, a lo que respondió en algunos casos echando balones fuera. De Zubi se limitó a decir que su cese se debe a una simple «pérdida de confianza» y reiteró que Andoni nada tuvo que ver en las decisiones tomadas en su día y que acarrearon la sanción de la FIFA. De su sustituto dijo que será alguien que conozca la casa. Aunque en algunas cuestiones sí se mostraba sincero, queriendo descartar, por ejemplo, que el próximo director deportivo no será de ‘fuera’ del club o desmintiendo categóricamente que el entrenador quisiera abrirle un expediente disciplinario a Messi alegando que es una información «que sólo quiere hacer daño al Barça», en otras, sin embargo no quiso entrar en detalle; como cuando dijo «dejar a los medios de comunicación» la evaluación tras el despido de Zubi. Según ‘Barto’, «entrar a desgranar estas cosas —el despido del exdirector deportivo— no tiene sentido hablarlo ahora». Si no tiene sentido hacerlo ahora, ¿cuándo? Y si deja a los medios evaluar el trabajo de Zubi, ¿por qué luego se queja de algunas informaciones?

Messi vs Luis Enrique

luis-enrique-messi Los nombres de Zubizarreta y Messi fueron los más nombrados en la RDP. Sobre el conflicto entre el argentino y su entrenador se preguntó prácticamente sin cesar. Y Bartomeu, como es lógico, no quiso echar gasolina al fuego y actuó de bombero asegurando que las situación entre ambos «está bien» y que ha hablado con los dos, sin más detalles. Se le preguntó si con él en el cargo traspasaría a Leo y fue tajante. No pararon los elogios hacia el ‘10’, que escuchando al presidente, parece que incluso haya consensuado su decisión de avanzar las elecciones con él. Particularmente, me da la sensación que el Barça no gira, lo mueve Messi. Más allá de su rendimiento, cuestionable o no, me parece hasta desmadrado el poder que tiene —o parece tener— el futbolista. Nadie le tose, nadie osa a criticarle: es Dios. Y él, lógicamente, se lo cree. Que la siguiente víctima sea Luis Enrique no sorprendería: si a los no buenos resultados se le suman que no dora la píldora al ‘10’, esto está claro.

Además, es más fácil que se marche el asturiano que el mediapunta. Con elecciones de por medio, y con la posibilidad más que real que Bartomeu no las gane, el futuro presidente es más que probable que se traiga un nuevo entrenador, algo que sí permite la sanción de la FIFA. Traspasar a Leo, independientemente de sus deseos, es más complicado porque la opción de encontrarle un sustituto a corto plazo es imposible debido a la sanción. Sin embargo, lo idóneo sería que entre ambos limaran las asperezas que les separan y centrasen sus esfuerzos por terminar una temporada en la que futbolísticamente se opta a todo y que se puede ir al traste por una absurda lucha de egos. Después ya será momento de hablar de candidatos pero ahora basta con aplaudir la mejor decisión de Bartomeu.

En NdF | Bartomeu echa a Zubi, Puyol se marcha y se masca la tragedia en el Barça
En NdF | ¿Feliz 2015, Barça?

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.