Spanish people

altas-bajas-2013-2014Marcelino-Pablo-Ivan-Luis

La Premier League se está españolizando a un ritmo vertiginoso. Mucho ha llovido desde que en 1995 los Three Amigos (Robert Martínez, Isidro Díaz y Jesús Seba) —ver vídeo tras el salto— desembarcaran en Inglaterra, concretamente a las filas del Wigan, que por entonces militaba en la cuarta división. En esos tiempos eran auténticos desconocidos, pero el paso del tiempo les ha convertido en auténticos pioneros. Tres españoles que emigraron a las Islas en busca de fútbol. Tras ellos, y a cuentagotas, fueron probando suerte algunos más, a saber: Marcelino Elena recaló en Newcastle en 1999. Las urracas incorporaron, años más tarde, a Albert Luque. Esa misma temporada Pablo Couñago se coronaba campeón del mundo sub’20 con España para dos después, fichar por el modesto Ipswich Town. El primero, retirado hace años y el segundo, que prueba la aventura del Kitchee de Hong Kong, siguieron la estela de sus paisanos latics. En 2003, el mítico Iván Campo recaló en el Bolton, al que tiempo después acompañó Fernando Hierro. Gaizka Mendieta jugó en el Middlesbrough, así como José Antonio Reyes en el Arsenal o Mikel Arteta en el Everton. La llegada a Anfield de Rafa Benítez en 2004 supuso un antes y un después en la fuga de los nuestros ya que propició también que a los reds se les apodara como Spanish Liverpool: Pepe Reina, Xabi Alonso, Josemi González, Antonio Núñez, Luis García, Fernando Morientes, Fernando Torres, Albert Riera y Álvaro Arbeloa fueron algunos con pasaporte español que pasaron por el combinado de la ciudad de los Beatles, que hoy, con otro técnico, vuelve a las andadas.

En los últimos años la huída de españoles se ha multiplicado. El mal momento que atraviesa nuestro país, los problemas económicos que acechan a los clubes de la Liga, los impagos y la necesidad de hacer caja han llevado a muchos que antes eran reticentes, a armar la maleta y probar fortuna lejos de aquí. La Premier, no nos engañemos, es uno de los campeonatos más atractivos para cualquier futbolista: ya sea por sus escenarios, por su buena organización o por lo mejor que reparten el pastel de las televisiones, que permite a los pequeños y a los medianos no sufrir tanto como lo que lo hacen aquí sus homólogos. Ahora es Spanish el Swansea galés, por ejemplo, que en su plantilla cuenta con nombres como Michu, un crack a precio de saldo que salió del Rayo, Pablo Hernández, ex del Valencia, Chico Flores, anteriormente en el Mallorca, o Ángel Rangel, el más veterano de todos y que llegó en 2007 procedente del Terrasa. Andrea Orlandi, que llegó con el lateral, se marchó el verano pasado.

El Chelsea, con Mata, Torres, Romeu y Azpilicueta; el Arsenal, con Cazorla, Arteta y Monreal; el Manchester City, con Silva, Javi García y el recién llegado Jesús Navas en sus filas; el Norwich con Javi Garrido o el United con David de Gea, son algunos de los equipos Premier con cierto acento español. A ellos se han unido este verano un buen número de futbolistas dispuestos a saborear el fútbol de las Islas: Iago Aspas, estrella del Celta, y Luis Alberto, canterano del Sevilla tras un efímero paso por el Mini Estadi, han fichado por el mentado Liverpool de Reina, Suso, Pacheco y José Enrique. José Alberto Cañas y su compañero Alejandro Pozuelo, en el Betis, se enrolarán en el centro del campo del equipo que dirige Michael Laudrup, al que podría sumarse en las próximas horas Jordi Amat, que pertenece al Espanyol pero que ha estado cedido en el Rayo. Adrián San Miguel, tras una magnífica temporada en también el Betis, ha fichado por el West Ham y otro andaluz, Antonio Luna, joven promesa del Sánchez Pizjuán, ha sido el último refuerzo del Aston Villa. Y Fernando Amorebieta, tras 15 años en San Mamés, ha llegado libre al Fulham.

Pero no sólo el terreno de juego se nutre de nuestra ‘clase media’, también los banquillos. Óscar García, conocido entre otras cosas por su ‘anécdota’ con Van Gaal, que le dijo aquella cita ya célebre de «tú no tienes ritmo» cuando era jugador del Barcelona, acaba de concretar su llegada al Brighton de la Championship tras ganar la liga israelí con el Maccabi de Tel Aviv. El sustituto de Gus Poyet, que se enteró por la tele de su destitución, tendrá como objetivo ascender al equipo, con el que coincidirá con otros españoles como Orlandi, antes citado, Bruno Saltor, Iñigo Calderón o el ex del Athletic David López. No coincidirá Óscar con Robert Martínez, que descendió con el Wigan pero que dirigirá al Everton. El futuro de alguno de los españoles que lo integran, como Jordi Gómez, Crusat, Iván Ramis o Adrián López está en el aire. Joel, que jugó la final de la FA Cup que logró el Wigan, ha regresado al Atlético a la espera de encontrar un nuevo destino. En fin, son todos los que están pero no están todos los que son. Probablemente a lo largo del verano se amplíe la lista. A Thiago o Villa también les seduce una competición cada vez más españolizada. Como el resto, podrían decir goodbye.

En NdF | La Liga de las estrellas que emigran
En NdF | Fichajes: altas y bajas de la Liga BBVA 2013/2014

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.