Tres puntos de efectividad

luis suarez madrid

Si algo hemos aprendido en el fútbol, aunque a veces se nos olvide, es que a la hora de ver un partido tenemos que olvidar todo lo visto anteriormente. Son noventa minutos que conforman un mundo en sí mismo con independencia de lo pasado y lo que está por pasar. A este Barcelona-Real Madrid llegaba el equipo azulgrana mucho mejor que un conjunto blanco que iba dando tumbos en las últimas semanas. En el partido de hoy, sin embargo, volvimos a ver al Madrid del pasado año en un Camp Nou en el que el Barcelona parecía no poder contrarrestar a su rival. No obstante, si otra cosa hemos aprendido en el fútbol es la máxima de “el que perdona, lo paga”, y el Madrid perdonó y dejó que el Barcelona se levantase para, sin jugar un gran encuentro y aprovechando el desplome del Madrid en la segunda parte, llevarse el partido al ser un gol más efectivo que el Madrid. Ante eso, merecimientos los justos: el marcador manda. Con el 2-1 de hoy, con tantos de Mathieu y Luis Suárez que contrarrestaron el de Cristiano Ronaldo, el Barça ya aventaja al Madrid en cuatro puntos al frente de la Liga.

Salió decidido el Barcelona a defender su condición de líder y pronto pudo adelantarse en el marcador si el árbitro llega a pitar un penalti de Carvajal a Iniesta: el lateral madridista llegó tarde y pisó al de Fuentealbilla. Sin embargo la primera llegada con peligro la protagonizó el Madrid cuando Cristiano remató al larguero una buena jugada de Benzema. Estos dos ya avisaban: este partido les motiva. Fueron buenos minutos del Madrid con ocasiones como otra de Isco, que disparó fuera por poco. Sin embargo, un anticipo de lo que sería el desenlace del partido fue cuando Mathieu sí acertó para adelantar al Barcelona a balón parado. Centró Messi y el francés cabeceó a la red libre de marca, aprovechando el despiste de Sergio Ramos. Esa asistencia fue lo único del argentino en la primera mitad, demasiado pegado a la banda derecha.

Más participativo estuvo Neymar, pero sin acierto como en la clara ocasión que tuvo para marcar el 2-0, y esta vez fue el Madrid el que tiró de efectividad para cocinar una gran jugada entre Modric, que envió el balón en profundidad, Benzema, que la puso con arte de tacón y Cristiano, que definió. Sería el pistoletazo de salida a los mejores momentos del Madrid en el partido y en las últimas semanas. Tuvieron el balón, maniataron al Barcelona, Modric recuperó la hegemonía del centro del campo, Marcelo construyó una autovía por su banda y Benzema hacía lo que quería. Contra el Barcelona, al francés le hierve esa sangre que otras veces le falta. Llegaron las ocasiones, como un gran disparo de Cristiano que Bravo envió a córner o una de Bale desde dentro del área, pero no el gol. Entró uno, obra del galés, pero fue anulado por ajustado fuera de juego de Cristiano, que había asistido.

cr benzema camp nou

El segundo tiempo comenzó con la tónica de la primera parte, pero un lanzamiento en largo de Alves no lo desaprovechó Luis Suárez para hacer un genial control orientado y una magnífica definición en la que, no obstante, Casillas pudo hacer algo más que vencerse al otro lado dejándose llevar por la intuición en lugar de los reflejos. Mal también los centrales, incapaces de frenar al charrúa. El gol fue un jarro de agua helada ante el que no hubo respuesta por parte madridista, y dio lugar a una segunda parte de dominio azulgrana. Si en la primera mitad Kroos y Modric (Isco estuvo hoy más apagado) les habían ganado la partida a Mascherano, Rakitic e Iniesta, en la segunda parte el centro del campo madridista se quedó en reserva y se creó un agujero en una zona por la que Neymar y Messi camparon a sus anchas entre líneas, aunque sin acierto en sus ocasiones.

Apenas un disparo de Benzema ante el que reaccionó bien Bravo fue lo que se acercó el Madrid al área rival, dominada por un gran Piqué. En el otro lado del campo, Jordi Alba y Luis Suárez disfrutaron de oportunidades para aumentar el marcador. Si en el primer tiempo se lució Marcelo, Jordi Alba lo hizo en el segundo: buen partido de ambos laterales.

Un Madrid sin respuesta y sin alternativas de peso en el banquillo se mostró incapaz de recuperar las sensaciones de la primera mitad, y al Barcelona no le hizo falta aumentar el marcador para llevarse el partido aunque no remató la jugada con el goal-average. El Madrid puede acogerse a los mejores minutos de lo que va de año para pelear una liga a la que le quedan varios asaltos, pero este round es para un Barcelona al que dejaron levantarse cuando estaba noqueado, y eso en el Camp Nou es conceder demasiado.

En NdF | Previa: El 1×1 del FC Barcelona-Real Madrid
Fotos | El País

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero