‘Txanpions’

ChoriCastroAgirretxe

Seguramente que ni los aficionados más optimistas se imaginaban al principio de temporada que a falta de cinco jornadas para el final de la Liga la Real Sociedad estaría ocupando la cuarta plaza del campeonato, sólo por detrás del virtual campeón, el Barcelona, el Real Madrid y el Atlético. Quién iba a decir a los seguidores txuri-urdin que a estas alturas compartirían la emoción de pelear por estar la próxima campaña en Champions League cuando hace justo un año las dudas no hacían más que acechar la figura de Philippe Montanier, llegado el anterior verano para modificar el estilo futbolístico donostiarra, sin el sello que la directiva le reclamaba a su predecesor, Martín Lasarte. Aquel cambio de rumbo sorprendió a más de uno, que no entendió cómo el artífice del ascenso se marchaba por la puerta de atrás para dar paso al apodado ‘Guardiola francés’ por la admiración al extécnico del Barcelona y por la similitud de ideas a la hora de entender el fútbol. Aquella comparación, este curso, ha ido cobrando sentido.

Y eso que la primera jornada encajó una manita del actual líder. Puro disimulo: la Real fue cogiendo confianza, tono físico, anímico y futbolístico y sus piezas empezaron a encajar como un guante. A diferencia del irregular ejercicio anterior, donde una racha de ocho partidos consecutivos sin conocer la victoria casi le cuestan el cargo al preparador francés, las dudas se han ido evaporando con el paso de las jornadas. Ha sido la confirmación de una apuesta arriesgada de la directiva realista, como arriesgado es el planteamiento de Montanier cada vez que busca la victoria. Adora el fútbol combinativo y detesta el patadón sin hacer ascos a los contraataques. Algunos de los que acumula la Real este año son antológicos. Se plantan en un abrir y cerrar de ojos en la portería rival y además, aciertan. Su última víctima ha sido el Valencia, el eterno aspirante, el habitual líder de la ‘otra’ Liga al que su visita a Anoeta le ha costado tres puntos que lo alejan de la cuarta plaza, la que la Real quiere amarrar cuanto antes.

Así que es momento de disfrutar en Donosti. De hecho, lo llevan haciendo desde que cogieron sitio para una plaza europea. Y de eso hace ya cinco semanas. Quedan otras cinco para la conclusión y las perspectivas son halagüeñas: la que viene se enfrentan a un Getafe con todo resuelto, después reciben a un Granada en plena lucha por evitar el descenso, más tarde viajan a Sevilla, que apura sus aspiraciones para entrar en Europa; recibirán al Real Madrid en la penúltima jornada, probablemente sin mayor aliciente que la segunda plaza de los blancos, y bajarán el telón en Riazor, quizá el duelo con mayor dificultad dependiendo de la situación de los gallegos a esas alturas. Dos partidos en casa y tres a domicilio que decidirán el devenir de unos jugadores que, del primero al último, han demostrado una tremenda complicidad. Ante el Valencia destacó el doblete de Agirretxe, el volteo al marcador, la velocidad en el juego. «La noche más espectacular» del adepto de Pep. No iban mal encaminados con el apelativo…

En NdF | La Real aprieta el gatillo
Foto | Real Sociedad

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.