espanyol

Por cómo han transcurrido las cosas ―final exprés del campeonato doméstico, Champions, playoffs de ascenso, pretemporada y mercado de fichajes―, parece que fuera ayer cuando el RCD Espanyol se despedía con lógica amargura de Primera División para reencontrarse con una categoría que no tenía noticias pericas desde 1994. Sin embargo, han pasado casi dos meses desde el último encuentro de Liga del conjunto blanquiazul, que se saldó con un empate a cero ante el Celta de Vigo. Este fin de semana debutaba en Segunda, ante el Albacete, con prácticamente las mismas caras que fueron incapaces de lograr la salvación semanas atrás. Y el poso que deja el ‘nuevo’ equipo de Vicente Moreno es, como poco, esperanzador.

Precisamente el técnico es el mejor refuerzo del Espanyol en una aventura amarga por Segunda que esperan que sea lo más efímera posible. Vicente Moreno acarició la salvación del Mallorca el curso pasado después de ascenderlo de Segunda B a Primera en dos temporadas, y sabe a lo que se atiene recalando en el RCDE Stadium. El objetivo de los periquitos no es otro que ascender, y por la vía rápida. Y aunque todavía queda mercado para rato y en la plantilla muchas ‘peritas en dulce’ apetecibles para numerosos clubes ―Marc Roca, Raúl de Tomás― curiosamente los mejores fichajes parecen ser los mismos que semanas atrás deambulaban sin pena ni gloria por los tapetes de la máxima categoría.

vicente moreno espanyol

Y es que sí, es precipitado decirlo, pero el trabajo del entrenador desde que se hizo con las riendas del club ha cambiado la cara del Espanyol. Son los mismos jugadores, pero parecen otros. El talento ya lo tenían la temporada pasada, pero no hubo nadie que supiera canalizarlo, trasladarlo al verde y, en definitiva, lograr con él resultados. Faltando poco menos de un mes para que el periodo de incorporaciones eche el cierre, parece evidente que si el Espanyol consigue retener a todos los futbolistas que salieron de la partida ante el Alba, en Segunda únicamente habrá un puesto por el ascenso directo, ya que del otro será indiscutible propietario el cuadro blanquiazul.

Cuenta con el mayor presupuesto, con el preparador que mejor sabe encajar las piezas para ascender y con un plantel que por nombres, es, de buen seguro, el más privilegiado de Segunda. El Espanyol es el claro favorito y con esa etiqueta, que puede significar en muchos casos una losa ―que se lo pregunten al Deportivo, hoy en Segunda B― salió a disputar el duelo ante los manchegos. No hubo color, la superioridad estuvo a la altura del marcador final (3-0) y la cadena de elogios a espuertas no hizo más que desatarse. En cuanto al presupuesto, el año pasado en LaLiga Smartbank, Girona, Rayo y Almería copaban el pódium. No subió ninguno de ellos y sí el Elche, quinto más modesto. Por eso, hay que ir con sigilo.

En el estreno liguero, Vicente Moreno alineó a jugadores como Diego López, Cabrera, Calero, Dídac Vilà, David López, Wu Lei, Embarba, el citado RDT o un fichaje de campanillas como Fran Mérida en sala de máquinas.  En el banquillo aguardaron otros como Darder o Matías Vargas. Indudablemente quedan algunos flecos por rematar en la configuración de la plantilla, tanto en el capítulo de salidas como en el de entradas, pero negar la evidencia, aunque únicamente hayan disputado 90 minutos en una maratón de 42 partidos, sería una aberración: este Espanyol es un equipo de Primera atrapado en el cuerpo de uno de Segunda.

En NdF | La confianza en Vicente Moreno
En NdF | Del ‘Tamudazo’ al ‘Segundazo’

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Periodismo deportivo en vena. En NdF desde 2006. Hacer todo lo que puedas es lo mínimo que puedes hacer.