adama wolves

El 23 de noviembre de 2013 un joven e imberbe Adama Traoré (25/01/1996) debutaba con el FC Barcelona de la mano del Tata Martino, en un partido ante el Granada (4-0), disputando algo más de siete minutos a sus 17 años y 302 días. Sustituyó a Neymar y tuvo tiempo y descaro para generar una jugada de peligro a lo Juan Palomo: desde el costado izquierdo, se zafó con una bicicleta de Nyom y Fran Rico, pisó el área y con un derechazo que embolsó Roberto, levantó al público del Camp Nou de sus asientos.

adama debut fc barcelona

Su estreno prometedor contrasta con un futuro que le aguardaba fracasos y éxitos lejos de La Masia, a la que había llegado con 8 años. Nacido en L’Hospitalet de Llobregat e hijo de padres malienses, tras aquel ilusionante debut apenas apareció nuevamente por el primer equipo. Así, tras destacar en un filial que entonces jugaba en Segunda, no pestañeó a la hora de aceptar marcharse al Aston Villa, que pagó 10 millones por sus servicios en 2015.

Sin embargo, su paso por el Villa Park fue efímero y lejos de las expectativas generadas por su propio técnico, Tim Sherwood, que llegó a compararlo con Messi y Cristiano Ronaldo. Casi nada. Pero las lesiones lastraron la etapa villana de Adama Traoré, que pese a otro debut más que interesante ―provocó el gol en propia del Crystal Palace―, se saldó con una decena de apariciones y un par de asistencias que, sin embargo, no evitaron que el Middlesbrough de Aitor Karanka, a última hora del mercado de fichajes de 2016, llamar a su puerta. Su fichaje fue expreso deseo del técnico español que, cuentan, durante los partidos le cambiaba de banda para tenerlo cerca y poder darle instrucciones tácticas, su principal defecto según Rémi Garde, que lo dirigió en Birmingham tras la destitución de Sherwood.

En el Boro su rendimiento fue más óptimo gracias a que las lesiones le respetaron, pero tras descender con el Aston Villa, también hizo lo propio con los del Riverside Stadium, pese a ofrecer el mejor índice regateador de Europa, por delante de Hazard o incluso Neymar. En la Championship se salió y terminó convirtiéndose, en el verano de 2018, en el fichaje más caro la historia ―en ese momento― del Wolverhampton Wanderers, que abonó 20 millones por el extremo español. A las órdenes de Nuno Espírito Santo ha crecido a pasos agigantados, más o menos como su aspecto físico. Poco queda de aquel adolescente imberbe que saltó al Camp Nou de la mano del Tata Martino y que incluso llegó a jugar en Champions contra el Ajax. Adama Traoré es hoy en día todo músculo, pero mucho más.

adama traore middlesbroug

Es un futbolista hecho, uno de los extremos con mayor velocidad del continente, que maneja ambas piernas, que se escora por la banda derecha, la toca con la zurda y la centra con la diestra, que sirve balones a Raúl Jiménez para que el mexicano los transforme en gol y que fácilmente carga su pierna derecha a modo de cañón para disparar obuses. Esta temporada ha sido, sin duda, la de su consagración en la Premier League, repartiendo 9 asistencias y anotando cuatro goles. Cifras y trabajo que le han valido para ser llamado por la Roja (aunque no pudo debutar por una lesión) y que han provocado que su nombre se le vincule con muchos de los grandes del Viejo Continente.

Aunque hay quien piensa que quizá lejos del condado de Staffordshire no le irán tan bien las cosas, el paso inevitable para su progresión no debería ser otro que buscar un reto mayor. Adama ha mejorado en todos los aspectos desde que abandonó la disciplina culé, en la que ya apuntaba maneras con ese estreno con el primer equipo, y es natural que Liverpool, Manchester City, United o Juventus, entre otros, lo tengan en su agenda de futuribles. Termine donde termine, o siga con los Wolves, lo que es innegable es que Traoré es uno de los jugadores del momento. Y había que decirlo.

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Periodismo deportivo en vena. En NdF desde 2006. Hacer todo lo que puedas es lo mínimo que puedes hacer.