Dominio, susto y victoria. Como si fuera un remake que nadie pidió del partido ante el Levante, el Real Madrid se llevó los tres puntos del choque ante el Granada dándole un giro de guion a un partido que parecía encaminado a una victoria incontestable. 3-0 llegó a ser la ventaja para los de Zidane, pero al igual que ocurriera ante el conjunto granota, dos tantos en contra añadieron suspense e hicieron que el respetable mirase de reojo la hora. Si no se repitió aquel marcador fue porque James rubricó la victoria, con un tanto en el descuento, por 4-2 para el Real Madrid, que pasó de un gran primer tiempo a un segundo azaroso que aprovechó el Granada para volcarse en busca de la machada.

Benzema, a lo suyo. Habían pasado un par de minutos de partido y el francés ya había inaugurado el marcador, reforzando su alianza con la portería contraria. El nueve madridista sigue siendo uno de los valores seguros del equipo y el que con más ahínco ha recogido el testigo goleador de Cristiano. Lejos parecen los días en que se cuestionaba su capacidad anotadora: además de igualar en la tabla de goleadores a Gerard Moreno y a Loren Morón, es el máximo goleador de LaLiga en 2019 junto a Messi con 21 tantos. Solo Lewandowski tiene más en Europa.

La eterna duda con Bale. Desde que el galés llegó al Bernabéu se ha debatido si su sitio debería estar en la banda derecha o en la izquierda. Hoy mostró lo mejor y lo peor de su ubicación a pierna cambiada: su asistencia con el exterior a Benzema en el primer gol fue una delicatessen, aprovechando las diagonales que traza hacia el centro. Sin embargo, se vio en un par de jugadas que le cuesta más cuando intenta alcanzar la línea de fondo al tener que conducir con la zurda en el mismo lado donde está el defensa. En cualquier caso, sigue dejando acciones decisivas en este inicio de temporada.

Fede Valverde se come el campo. Mientras fueron saliendo del club varios efectivos del centro del campo como Ceballos, Llorente o Kovacic, Valverde nunca pareció estar en la rampa de salida: en el club tenían plena confianza en el centrocampista uruguayo, y este comienza a justificarla. Ante el Granada lució despliegue, intensidad, trabajo defensivo e incorporaciones al ataque, un box to box en toda regla. En ocasiones, el ímpetu le lleva a perder algunos balones, pero los minutos están dando empaque a su juego.

Hazard, por fin. Fue de nuevo un partido irregular el del belga, pero en esta ocasión inauguró por fin su cuenta goleadora como madridista en partido oficial. Aprovechó una asistencia de Valverde para, con un sutil toque, elevar el balón ante la salida de Rui Silva y marcar el segundo poco antes del descanso. Un gol de clase, la que tiene el ex del Chelsea, al que le falta el punto idóneo de forma para aprovechar también la explosividad de su juego.

Mala tarde para Areola. Lo que se había visto hasta hoy del portero francés había gustado, hasta el punto de abrir el debate sobre la titularidad de la portería. Sin embargo cometió algunos errores en la segunda parte, como una mala salida por alto y, sobre todo, al cometer penalti tras confiarse con el balón en los pies y aparecer Carlos Fernández para sacar tajada. Está inmersa en una situación extraña la portería del Madrid, con una afición quizá molesta por la salida de un Keylor que no hizo deméritos para perder la titularidad y un Courtois que no acaba de brillar como acostumbraba, pero sería saludable no sacar conclusiones absolutas tras cada jugada en un puesto que requiere estabilidad.

Foto | EFE

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero