Hace un par de años ya volvieron a estar en primera línea continental: aunque fuese en la Europa League, ver de nuevo al Ajax en una final europea fue motivo de satisfacción para los que algún día vimos al conjunto holandés reinar en un fútbol pretérito al actual. En mi caso fue aquel Ajax de Louis Van Gaal, una máquina de hacer fútbol con jugadores en su mayoría de la cantera (Seedorf, Davids, Overmars…) y con tres o cuatro retoques foráneos (Litmanen, Finidi o Kanu) para complementar el grueso formado en casa. Un grupo de jóvenes talentos capitaneados por dos guerreros forjados en numerosas batallas como Frank Rijkaard y Danny Blind. 22 años después de aquel equipo, el Ajax está de nuevo en unas semifinales de la Liga de Campeones.

Como decía, en 2017 el Ajax llegó a la final de la Europa League tras dejar fuera al Schalke y al Olympique de Lyon, pero el imberbe equipo de Peter Bosz, hoy técnico del Bayer Leverkusen, cayó en el último partido ante el Manchester United, de mayor oficio y veteranía. Ya había varias piezas en aquella final en el Ajax de hoy: del once titular estaban el ágil guardameta camerunés Onana, Veltman, un aún más joven De Ligt (17 años tenía entonces y ya era titular en una final europea), Schone y Ziyech, y los tres que salieron desde el banquillo entonces, Frenkie De Jong, David Neres y Van de Beek, son hoy titulares en el equipo, lo que da muestra de su proyección. Curiosamente, también en el United había un jugador del actual Ajax, el defensa Daley Blind, hijo de Danny Blind y que había llegado a Old Trafford procedente de Ámsterdam para efectuar después el camino de vuelta.

Estas dos temporadas no han hecho sino confirmar la evolución de este grupo de jugadores, que acaban de llevar al equipo holandés a estar de nuevo entre los cuatros mejores más de dos décadas después. Y eso que ello no ha significado su dominio en la Eredivisie, donde llevan cuatro años sin alzar el título, y tampoco la temporada pasada fue brillante en Europa cayendo en las rondas previas, pero ha sido en esta campaña cuando han dado el salto cualitativo: además de estar peleando el título en Holanda con el PSV (empatados a puntos a falta de cuatro jornadas), llegar a las semifinales de la Liga de Campeones es un rotundo éxito para el equipo de Erik ten Hag, que peleará con Manchester City o Tottenham por seguir sorprendiendo al continente.

Con la incorporación de Dusan Tadic esta temporada procedente del Southampton, quien a sus 30 años es el tercer jugador de mayor edad de la plantilla solo por detrás de Schone y Klaas-Jan Huntelaar, el Ajax ha dado un salto de calidad y veteranía convirtiéndose el serbio en uno de los jugadores clave en esta Liga de Campeones. Un equipo, el neerlandés, que parece ser inmune al paso del tiempo y los cambios en el mundo del fútbol: su filosofía de juego y de cuidar la cantera permanecen intactas al margen de los resultados deportivos.

En los últimos lustros han estado en el club reputados jugadores como Eriksen, Ibrahimovic, Luis Suárez, Alderweireld, Vermaelen, Stekelenburg, Sneijder, Davinson Sánchez, Van der Vaart, Vertonghen, Heitinga, Van der Wiel, Cillessen, Klaassen, Milik… El club nunca ha cejado en su empeño de sacar buenos jugadores de su cantera y de peinar el mercado para encontrar jóvenes promesas que puedan crecer en el Ámsterdam Arena, pero el problema siempre es el mismo: no pueden retener a sus jugadores y por ello no pueden formar un equipo competitivo en Europa. Pero esta vez es distinto: en esta ocasión se han juntado varios jugadores de buen nivel capaces de derrotar al Real Madrid y a la Juventus. No se sabe muy bien lo que durará a partir de junio, pero esta temporada ya han logrado lo que tiempo hacía.

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero