Resulta sencillo comparar a Isco y Asensio: ambos son futbolistas españoles de buen pie y depurada técnica, comparten posiciones similares en el campo y juegan en el Real Madrid, donde se las ven y se las desean para hacerse un hueco en el equipo. Llegaron al Bernabéu por caminos distintos, eso sí: Isco ya era un jugador más hecho, que había destacado en un histórico Málaga de Liga de Campeones donde a punto estuvo de alcanzar las semifinales. Por su parte, Asensio era una promesa en el Mallorca, aunque con un futuro más que prometedor que ya se vislumbraba, y fue contratado por el Real Madrid sin siquiera haber debutado en primera. Lo hizo con el Espanyol, ya como cedido por el club blanco. El camino de Isco en la Castellana ha estado repleto de altibajos y este pasado verano no faltaron los rumores sobre su marcha, pero una vez confirmada su permanencia volvió a ser un activo a tener en cuenta. Por su parte, de Asensio se dudaba si volvería a salir cedido tras realizar la pretemporada con el primer equipo, pero encandiló a Zidane y el joven balear le devolvió la confianza con buenos partidos y mejores goles. Mientras tanto, Isco apenas asomaba por el once y veía desde el banquillo el fulgurante inicio de temporada de su compañero. Pero una temporada es muy larga y en ella desfilan diferentes momentos y picos de rendimiento: ayer, día de selecciones, Asensio fue suplente con la Sub 21 en un partido en el que los de Celades se la jugaban, mientras que Isco marcó el tanto que dio el empate a la absoluta en Wembley ante Inglaterra en el último suspiro del partido. Quién lo iba a decir hace un par de meses.

Isco había sido uno de los pilares de aquella selección con la que Lopetegui ganó el Campeonato de Europa Sub 21 ante la Italia de Insigne y Verratti, y en su nueva andadura en la selección absoluta, el técnico guipuzcoano ha querido contar con él a pesar de no ser un fijo en las alineaciones de su equipo. Cuando mejor estuvo, coincidiendo con la etapa de Ancelotti en Chamartín, su entonces compañero Casillas llegó a decir de Isco que sería “el próximo jugador más importante de España”. Era sencillo pensar así visto el rendimiento que ofrecía el jugador malagueño, y parecía que sería uno de los estandartes de la regeneración de la selección española tras el fiasco en el Mundial de Brasil. Sin embargo, Isco apenas mantuvo ese rendimiento y comenzó a racionar su clase mostrándola a cuentagotas hasta el punto de ni siquiera ser convocado para la pasada Eurocopa de Francia, en una decisión, la de Del Bosque, que ni siquiera sorprendió en exceso a pesar de ser una de las grandes ausencias. Esta temporada apenas hubo fichajes en el club blanco, pero la llegada de Asensio reforzó la competencia para Isco y también para James, nombre que igualmente se suele asociar al ex del Málaga. No obstante, las lesiones en el equipo le han dado minutos para demostrar que su magia sigue ahí, como en la goleada ante el Betis (donde jugó por delante de los pivotes, su posición predilecta). Ayer, en un escenario de la solera de Wembley, Isco salió desde el banquillo cuando peor estaba la selección y ayudó a su mejora: ya había avisado con una gran asistencia a Morata que concluyó con fuera de juego, y poco después, certificó el empate en el último momento del partido con un buen gol tras un control orientado con el pecho. El malagueño necesitaba algo así.

asensio-austria-espana

Asensio también entró en los primeros planes de Lopetegui, quien lo hizo debutar para ahuyentar los fantasmas de una posible llamada de la selección holandesa, con quien también podría haber debutado (e interés había en la Oranje). No obstante, en las últimas convocatorias ha regresado a la Sub 21 para ayudar al equipo de Celades para clasificarse para el próximo europeo de la categoría, objetivo que se ha cumplido in extremis. En el decisivo partido de ayer ante Austria, Celades decidió reforzar la zona central y dejó fuera del once titular a Asensio. España hizo bueno el 1-1 en Austria y estará en el europeo, y el madridista salió en la parte final del partido, pero no deja de sorprender que lo dejara de inicio en el banquillo. Muy pocos esperaban la pretemporada y el inicio de campaña que firmó el mallorquín: el golazo al Sevilla en la Supercopa, el que hizo en Anoeta una vez comenzada la temporada… Asensio era un habitual del equipo titular y una de las revelaciones del fútbol europeo, pero progresivamente fue recuperándose la BBC de las lesiones y el joven futbolista comenzó a alternar la titularidad con el banquillo. Zidane está dosificando a la plantilla y repartiendo los minutos, pero de inicio hay futbolistas que son intocables si no hay ningún contratiempo.

La competencia para Isco y Asensio es feroz, y las ocasiones para demostrar su talento escasean. Hace unas semanas era Asensio quien acaparaba titulares, mientras que Isco tuvo ayer su momento, esta vez con la camiseta de la selección. Quién sabe la próxima semana: ambos están llamados para grandes retos tanto con la camiseta del Madrid como la de la selección.

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero

Periodismo
caballergabriel@gmail.com