“Y pensar que apenas nos costó 200.000 euros”, decía recientemente Galliani acerca de Suso a raíz del buen rendimiento del futbolista español. Y es que el joven mediapunta llegó a San Siro sin hacer ruido: no logró hacerse un hueco en el Liverpool, que se lo llevó muy joven de la cantera del Cádiz, y su irregular año como cedido en el Almería no incrementó tampoco su caché. Pero su gran valedor no se olvidó de sus buenas condiciones: “el mérito de su fichaje es de Rocco Maiorino (director deportivo), que me habló mucho de Suso”. Así las cosas, Adriano Galliani no dudó en hacerse con los servicios del gaditano merced a la recomendación de Maiorino, quien había visto al entonces jugador del Liverpool destacar con las categorías inferiores de la selección. Era además un momento en el que los futbolistas españoles cotizaban al alza tras los éxitos de la absoluta, y las cualidades de Suso encajaban en el perfil de aquellos que lo estaban ganando todo con la selección. Pero lo de Suso en Milanello no ha sido llegar y besar el santo: hasta la noche de ayer, en la que marcó los dos goles del Milan en el Derby della Madonnina ante el Inter, ha tenido que ganarse su sitio en el once de Montella.

Llegó a Milán con 21 años en el mercado de invierno de 2015, en un momento complicado para el club como ha sido habitual en las últimas temporadas. Inzaghi le dio algunos minutos entre la Coppa y la Serie A pero apenas entró en el equipo, y tampoco tuvo muchas oportunidades con Sinisa Mihajlovic al comienzo de la siguiente temporada. Tras un 2015 en el que apenas jugó, la cúpula milanista decidió ceder a Suso para que disputase minutos y adquiriese experiencia en el fútbol italiano, y el destino elegido fue, una vez más, el Luigi Ferraris de Génova: como antes hiciera con éxito M’Baye Niang, Suso hizo la mili en el Genoa y la apuesta no le pudo salir mejor. En la media temporada que estuvo en la costera ciudad del norte de Italia lo jugó prácticamente todo convirtiéndose en uno de los pilares del equipo, llegando a marcar incluso un hat-trick al Frosinone. Se convirtió así en el segundo jugador español que marca tres goles en un partido de la Serie A tras Luis Suárez, que lo hizo 50 años atrás curiosamente ante el Genoa con la camiseta del Inter.

Con su buen rendimiento en Génova y la llegada de Montella al banquillo rossonero, técnico partidario del buen trato al balón, su regreso a Milanello estaba cantado, al menos para hacer la pretemporada. En ella no sólo convenció a Montella, sino que se ganó un puesto en el once titular: en un verano donde las incorporaciones han sido modestas a la espera de la llegada de los inversores chinos, los fichajes milanistas apenas han conseguido hacerse un hueco en el equipo, ya que Montella ha confiado en los que ya estaban además de la positiva incorporación del canterano Manuel Locatelli y el regreso de dos cedidos que se ganaron la vuelta a San Siro: el central Gabriel Paletta, que estuvo en el Atalanta, y el propio Suso.

Ubicado a la derecha del 4-3-3 del exentrenador de la Fiorentina, es habitual verle trazar la diagonal hacia dentro con su buena zurda y su certera conducción de balón. No es un futbolista que entre mucho en juego, pero cuando toca el balón lo hace con calidad y criterio y siempre se puede esperar de él una asistencia, crear una ocasión de gol o un buen disparo: característico en él ya es entrar hacia el área desde la derecha y buscar el tiro con la zurda al palo largo, así fue el primer gol con el que abrió el marcador ante el Inter. Con el segundo, en cambio, recortó hacia dentro cuando parecía que haría lo mismo y batió a Handanovic con la derecha. La alegría, sin embargo, no fue completa: Perisic marcó el tanto del empate en el tiempo de descuento para firmar el 2-2 final, pero el derbi de Milán sirvió para confirmar que el español es un futbolista importante en San Siro.

Curiosamente, en la semana previa al partido Suso dijo en una entrevista que si marcaba un doblete para la victoria de los suyos volvería a casa a pie: se salvó por los pelos.

   

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero

Periodismo
caballergabriel@gmail.com