Durante la temporada 16-17, en la que el Real Madrid consiguió el doblete de Liga y Champions, se hizo célebre la denominación de “plan B” o “segunda unidad” para designar a aquellos jugadores que, si bien no eran titulares indiscutibles, sí eran futbolistas de peso y de suma importancia para la consecución de ambos títulos, especialmente de una liga que al equipo blanco se le ha resistido en la última década. Jugadores como Morata, Kovacic, Isco, James, Nacho, Lucas Vázquez, Asensio, Danilo o Pepe engrosaban ese “plan B”, denominación que no creo que agradase a futbolistas que querían, ante todo, ganarse un hueco en el once titular. Su participación en el equipo fue vital para dar descanso a los más habituales con Zidane y sacar así partidos complicados, principalmente fuera de casa en el campeonato liguero.

Pero, como era de esperar, esos futbolistas querían algo más que ser buenos suplentes y fueron buscando una salida: tras el doblete, Morata se marchó al Chelsea, James al Bayern, Danilo al Manchester City y Pepe al Besiktas. Eran bajas relevantes, pero el club optó por otorgar plena confianza en lo que había y llenar los huecos con futbolistas jóvenes y con proyección, por lo que Vallejo regresó de su fructífera cesión al Eintracht para suplir a Pepe, Ceballos fue fichado del Betis tras un brillante Europeo Sub21 adelantándose el equipo madridista a otros clubes interesados en su fichaje, ocupando así el lugar de James, Borja Mayoral regresó de su cesión al Wolfsburgo para sustituir a Morata y Achraf subió del Castilla en lugar de Danilo. Además, Theo fue fichado del Atlético de Madrid y Llorente volvió de su cesión al Alavés para ocupar dos puestos que no tenían sustitutos: los de Marcelo y Casemiro, únicas dos lagunas en una plantilla tremendamente completa.

El plan no era malo, en teoría, pero se intuía que la marcha de jugadores como Morata o James se dejaría notar en las estadísticas goleadoras, mientras que Pepe era un seguro en el centro de la defensa y Danilo, a pesar de que no rindió como se esperaba, era buen recambio para Carvajal. La temporada no empezó bien, con muchos tropiezos en liga que rápidamente alejaron al Madrid del título, y pronto se vio que Zidane no confiaba en los recién llegados, tirando siempre de lo que ya había el año anterior. Esta es la situación actual de aquellos jugadores que llegaron para renovar la segunda unidad:

Jesús Vallejo

Las lesiones han machacado al joven central de la cantera del Zaragoza, y la competencia de Ramos, Varane y Nacho tampoco le ha permitido tener continuidad cuando ha estado bien. Pero, como demostró en su cesión en Alemania, es un central de muy buenas condiciones y ha tenido ocasión de demostrarlo en los pocos minutos que ha tenido, como bien se comprobó el pasado fin de semana ante el Athletic. Salvo sorpresa o salida inesperada, la temporada que viene no estará en el club, más aún teniendo en cuenta el fichaje de Militao, pero raro sería que el Madrid no se asegurase una posible vuelta teniendo en cuenta la proyección del zaragozano.

Theo Hernández

Su irrupción en LaLiga fue tremenda, con una fantástica temporada en el Alavés cedido por el Atlético de Madrid. Como carrilero zurdo en la defensa de cinco de Pellegrino, se mostró como un futbolista de tremenda potencia, zancada y disparo, que no se cansaba de subir y bajar por su banda. Todo ello fue suficiente para que el Madrid decidiese romper el “pacto de no agresión” con el Atlético, pagando su cláusula de forma amistosa, por decirlo de alguna manera. En el Bernabéu veían al hispano-francés como el sustituto perfecto para Marcelo a medio-largo plazo, pero nunca se vio al futbolista del Alavés en la banda izquierda de Chamartín: fallón en defensa y en ataque, un año después se marchaba cedido a la Real Sociedad, donde tampoco ha recuperado aquel nivel en Vitoria. Raro sería que volviese al Madrid, por lo que la temporada que viene estará seguramente cedido de nuevo o traspasado.

Achraf Hakimi

Subió del Castilla, donde había mostrado un gran nivel, al pensar el club en él como alternativa a Carvajal tras la salida de Danilo. Tuvo varias oportunidades en las que mostró su desparpajo para subir la banda, pero su fragilidad en defensa lo sacó del equipo. Paradójicamente era un fijo en la selección de Marruecos actuando como lateral izquierdo, siendo titular después en el Mundial de Rusia. Al término de la temporada fue cedido por dos temporadas al Borussia Dortmund tras la llegada de Odriozola al Bernabéu, y en Alemania, aunque le costó al principio, ha terminado brillando en ambas bandas del Signal Iduna Park. Se ha ganado una nueva oportunidad, pero habrá que ver los movimientos en la plantilla y tiene un año más de cesión en un Borussia que estaría encantado de quedárselo en propiedad.

Marcos Llorente

Otro futbolista que brilló en aquel Alavés de Pellegrino subcampeón de Copa, en este caso como mediocentro con una gran capacidad para recuperar balones y buen criterio para jugarlos. No obstante, Zidane no contó nunca con el canterano en su primer año en la primera plantilla, y este año llevaba el mismo camino hasta que Solari decidió apostar por él ante la baja de Casemiro. Su respuesta no pudo ser mejor: ofreció un gran rendimiento sosteniendo el centro del campo en partidos complicados como los de Roma o el Valencia, e incluso fue goleador en la final del Mundial de Clubes ante el Al-Ain, siendo nombrado además MVP de la final. Pero una lesión le cortó la buena trayectoria que llevaba, y el regreso de Zidane ha terminado por devolver a Llorente a la casilla de salida, dejando claro el francés que no cuenta con él al dejarle fuera de las convocatorias. Sorprende, viendo el nivel que llegó a mostrar, que tenga pie y medio fuera para la próxima temporada.

Dani Ceballos

Otro futbolista que nunca contó para Zidane en su primera temporada. En esta, Lopetegui quiso darle confianza y fue titular en varios partidos, como también lo fue para Solari al principio, pero algunas actuaciones irregulares le terminaron apartando del once. Ceballos es un futbolista con clase y es algo que bien sabe el seleccionador Luis Enrique, que lo ha hecho un fijo en sus convocatorias, pero no terminó por hacerse con la manija del centro del campo madridista. También es cierto que ha jugado poco en la posición donde mejor se desenvuelve: más cerca del área. Al igual que con Llorente, Zidane parece haber dejado claro tras su vuelta que no cuenta con el sevillano.

Borja Mayoral

Tras una cesión en Alemania en las filas del Wolfsburgo, que no salió tan bien como las de Carvajal o Vallejo, Mayoral regresó al Madrid avalado por su trayectoria en la cantera y las categorías inferiores de la selección, con la complicada tarea de sustituir a un Morata que había marcado 15 tantos en liga sin ser titular habitual. Mayoral demostró estar verde para tal empresa y un año después fue cedido al Levante, donde ha tenido minutos pero sin mucho acierto de cara a gol.

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero

Periodismo
caballergabriel@gmail.com