deportivo alaves

Al Celta le va la marcha

Qué manera de jugársela la del Celta, que teniendo como ha tenido múltiples opciones para lograr la permanencia matemática, afrontará la última jornada con el agua al cuello. ¿La razón? La última derrota ante un Levante sin nada en juego y que asaltó Balaídos en un partido de locos: se adelantaron los granotas, situando un 0-2 en el feudo celeste, pero igualaron los locales antes del descanso. La remontada se quedó a medias cuando Mayoral colocó el 2-3 definitivo en el electrónico. En el alargue marcó Nolito pero el VAR lo anuló y la alegría desbordada del banquillo vigués se tornó amargura. Los de Óscar García tienen a su favor que la última jornada se miden a un defenestrado Espanyol. Pero lo visto lo visto, tampoco sería descabellado un nuevo susto… que podría ser definitivo.

El Valencia pide la hora… ¿y plaza para Europa?

Cuando pierde porque pierde y cuando gana porque gana, la cuestión es criticar. Esa podría ser la sensación que despierta hablar del Valencia y de su situación ‘mejorable’. Y es que aunque los de Voro lograron vencen al colista en Mestalla, el fútbol de los valencianistas dejó una vez más mucho que desear. Vamos, que no igualó la contienda o incluso la ganó el Espanyol porque anda negado de cara a gol. Hasta en el descuento mandó el conjunto catalán un balón a la madera. Se salvó in extremis el Valencia de despedirse de Europa y, pese a todo, puede acabar séptimo si en la última jornada, como ha sucedido en esta, se alinean los astros. Ver para creer.

La Real se aferra al sueño

Ya lo hemos comentado en alguna ocasión: hay dos tipos de equipos en esta Liga exprés: a los que le han sentado de maravilla el confinamiento y a los que parecen otro tras él. Entre los segundos se encuentra una Real Sociedad que más tarde que pronto se va reencontrando con las sensaciones, aunque distan mucho de las que ofreció hasta el parón. En esta jornada recibía a un Sevilla que cierto es, suspira por la tercera plaza, y aguantaron los de Imanol para llevarse un punto que les permite situarse en la quinta posición y depender de sí mismos para acabar la temporada en zona de Europa League. Eso sí, el hueso de la última fecha será duro de roer: el Atlético de Madrid.

El Lega cree en los milagros

Un Leganés con hasta ¡10! bajas, coqueteando incluso con la alineación indebida pero cargando en su petate con una buena dosis de fe tuvo el santo atrevimiento de asaltar San Mamés para dejar en agua de borrajas las aspiraciones europeas de los leones. Cierto es que el Athletic se quedó con un futbolista menos por la roja directa a Unai Simón a los 23 minutos de juego, pero aun así, le costó Dios y ayuda ponerse por delante del electrónico al cuadro pepinero. Tras probarlo de mil y una maneras, por fin el balón se dignó a entrar y terminó venciendo 0-2 para afrontar la última jornada con un mínimo de esperanzas. Descendidos matemáticamente el Espanyol y el Real Mallorca, que sucumbió ante el Granada, los blanquiazules reciben en cuadro al Real Madrid campeón el domingo. De paso, necesitan que el farolillo rojo les eche una mano en su enfrentamiento ante el Celta. ¿Imposible? Para Aguirre y los suyos, a estas alturas, ya nada lo es.

El Alavés celebrará el centenario en Primera

Las lágrimas del capitán, Manu García, al término del envite entre su Alavés y el Betis en el Villamarín reflejaron el sufrimiento que, en las últimas semanas, se vivía en Vitoria. Una pésima racha que se cobró el despido de Garitano y la contratación de Muñiz. Después de siete partidos sin conseguir la victoria, ésta al fin llegó en el momento más oportuno, ya que vale una permanencia que se había complicado en exceso. Los babazorros podrán disfrutar del centenario en Primera División tras poner freno a una sangría de pésimos resultados que parecían condenarle al infierno. Al final, tocaron el cielo en Sevilla para sellar, un año más, su continuidad en la máxima categoría del fútbol español.

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Periodismo deportivo en vena. En NdF desde 2006. Hacer todo lo que puedas es lo mínimo que puedes hacer.