Diez

Había división de opiniones. Los menos puestos, por llamarlo cariñosamente, decían que España se estaba pasando, que esa pobre gente no merecía tal humillación. En el mismo grupo algunos se preguntaban cómo se puede presentar en la Copa Confederaciones una selección incapaz de dar una a derechas. Luego estaban los que siguiendo el mensaje de los internacionales, aseguraban que la mejor...

A pedir de boca

La pasión con la que Brasil comenzó su partido contra México quedó patente cuando jugadores como Marcelo y Hulk, en el arranque del encuentro, espoleaban a su afición levantando los brazos, pidiendo que el primer gol lo firmaran ellos. La torcida entendió el guiño a la perfección, por lo que a sabiendas de la necesidad de sus jugadores, gritó y animó a los suyos mientras silbaba cada...

Thiago tiene la sartén por el mango

Únicamente pude disfrutar del primer tiempo de la versión reducida de la Roja. En esos escasos tres cuartos de hora me dio tiempo de llegar a la conclusión que Thiago Alcántara es demasiado grande para jugar en la sub’21 y demasiado pequeño para hacerlo en el Barcelona. Al centrocampista le salió un partido más redondo que la pelota que estrelló hasta tres veces contra las mallas...

La tesis de Thiago y el reinado de España

Nos vamos a acostumbrar mal. No hace mucho nos extrañaba ganar una medalla de oro olímpica o un Mundial Sub 20, aunque no hay que olvidar tampoco que el tópico aseguraba que España triunfaba en todos los deportes menos en fútbol y la gente se preguntaba por qué ganábamos tanto en categorías inferiores y esos éxitos no se veían refrendados en la absoluta. No hace tanto de aquello, pero...

El peligro se llama Insigne

Aquel Pescara jugaba muy bien el fútbol: no era para menos al juntar a tres de las mayores promesas del fútbol italiano. Fue el año pasado y el Delfini ascendió a la Serie A comandado por Zeman, ducho en estas lides de sacar buen rendimiento a equipos pequeños y hacerles jugar bien al fútbol. Y con Immobile, Verratti e Insigne era más fácil. Fue tal el impacto de este equipo en el Calcio...

Tahití es de azúcar

Ser de azúcar era un lujo. Tus contendientes en el juego escogido, ya fuese el pilla-pilla, el escondite inglés o el pica-pared, sabían que tú todavía no contabas con su empaque para afrontar el elevadísimo nivel de aquellas pachangas infantiles, por lo que de alguna manera te convertías en inmune ante sus ojos. Pocas veces la llegarías a parar. Es más, por ser de azúcar tenías más...