A pedir de boca

La pasión con la que Brasil comenzó su partido contra México quedó patente cuando jugadores como Marcelo y Hulk, en el arranque del encuentro, espoleaban a su afición levantando los brazos, pidiendo que el primer gol lo firmaran ellos. La torcida entendió el guiño a la perfección, por lo que a sabiendas de la necesidad de sus jugadores, gritó y animó a los suyos mientras silbaba cada vez que México se hacía con la posesión. El primer tiempo de la canarinha fue fantástico, ya que ahogaba a los aztecas en su propio terreno, impidiendo que sacaran el balón, que elaboraran. Obligando a Gio a bajar a recibir si pretendía hacer algo de daño al anfitrión, dejando como una gota en el desierto a Chicharito. La Copa Confederaciones para Brasil, y sobre todo para Neymar, está saliendo a pedir de boca. El nuevo jugador del Barcelona volvió a abrir la lata y lo hizo con el escandaloso tanto que encabeza este post. Más brillante que el sol.

Brasil parece que va reencontrándose con su personalidad. A ese fútbol atractivo que siempre le ha caracterizado, a ese juego de ataque, le ha agregado una dosis de presión extra a sus rivales que comienzan por el primer delantero. Paredes, pases al primer toque, optimización de recursos… Las individualidades dejan paso al colectivo, aunque nunca está de más el chispazo de turno de alguna de sus figuras. El golazo de Neymar tras un centro de Dani Alves por la derecha llegó tras una magnífica maniobra de sus compañeros en el flanco derecho para zafarse de la presión mexicana que desembocó en la jugada del primero. Ese gol fue el único que se vio en 90 minutos. El fulgor local fue minimizando a pesar de los intentos en balde de Alves, Hulk y… Neymar, especialmente inspirado en sus labores por la banda izquierda. Desde esa posición, la que muy probablemente le toque ejercer en el Camp Nou, lo bordó.

Cuando todo hacía entrever que la volea del ‘10’ iba a ser el único tanto del encuentro, el brasileño volvió a sacar de su repertorio una de las suyas. Burlando a Maza y Mier en un palmo de terreno, dejó en bandeja el segundo a Jo, que en el 93’ situaría el definitivo 2-0 que clasifica directamente a Brasil para semifinales y apea a México, con dos derrotas en sendos partidos. Brasil, uno de los posibles rivales de España en el paso previo a la final, sigue puliendo defectos. A mi entender, sigue necesitando reforzar su defensa con menos errores propios, que no forzados, eliminando ciertas florituras dentro del área que no conducen a nada. Eso sí, arriba, si la manija la lleva Neymar y éste tiene un buen día, que se aten los machos los contrarios. Si quedaba alguien reticente a la clase de la perla verde-amarilla, tras lo de ayer tendrá menos dudas. Brasil va de cabeza al Mundial, pero antes puede apuntarse otro tanto.

En NdF | El acelerador de Brasil
En NdF | Copa Confederaciones

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.