Es Italia

UEFA Euro 2012 - Germany vs Italy

Yo no sé qué esperar de esta Italia. Dicen por ahí que no tiene el nivel de otras veces, pero es Italia. Que no se fíe uno. Cuentan que cuanto peor estén más hay que desconfiar de ellos, que te ganan un Mundial o te llegan a la final de una Eurocopa y no te has dado cuenta, que hacen malas fases de clasificación para despistar, pero es que esta vez han hecho una buena fase de clasificación, y yo no sé qué esperar de esta Italia. Y sin embargo la Azzurra es como una película de Spielberg, de la que siempre vas a esperar algo. Quizá no sea el que dirías es tu director favorito, pero dime otro del que haya más películas que te gusten. Italia es como un disco de Metallica, “bah, eran mejores antes”, pero lo vas a escuchar y quizá te sorprenda. Italia es el clavo ardiendo del Madrid, la prórroga del Manchester o el año en el infierno del Atlético.

Yo no sé qué esperar de esta Italia. Tiene un seleccionador que les dice que jueguen al toque, una defensa blanda y un centro del campo de jugones. Ha cambiado los centrales infranqueables por mediocentros con solvente salida de balón; los trequartistas de clase por los delanteros con movilidad; ha cambiado a Gattuso por Verratti y no encuentro en esta selección el equivalente a Di Livio. Eso sí, tiene un delantero que se llama Immobile, no puede haber nada más italiano que eso. Y qué dirán los rectos y profesionales Inzaghi, Luca Toni, Vieri, Massaro, Casiraghi o Montella cuando ven que sus sucesores son Cassano y Balotelli, que lo mismo te resuelven el partido como te montan un numerito, como si fuese esto la selección brasileña. Cassano, que ha jugado en la Roma, el Madrid, el Milan y el Inter y va a su primer Mundial con 31 años y jugando en el Parma.

Yo no sé qué esperar de esta Italia. Quizá habría que preguntarle a Buffon, que va a jugar su quinto Mundial y ha visto de todo. La Azzurra es que Altobelli te suene a mito, los seis goles de Schillaci, el fallo de Salinas, el penalti de Baggio, la tanda de penaltis ante Francia que demandaría revancha, la expulsión de Totti y el gol de Tomassi anulado ante Corea del Sur, la gloria de Del Piero ante Alemania, el cabezazo de Materazzi, el penalti de Grosso, Cannavaro ganando el Balón de Oro, el empate ante Nueva Zelanda, la derrota frente a Eslovaquia con goles de Di Natale y Quagliarella… no sé qué será lo siguiente. La calamidad ha vuelto a ponerse de su parte con la grave lesión de Montolivo en un amistoso justo antes del Mundial, y sin embargo es un motivo para la esperanza: “eso quiere decir que Italia va a ganar el Mundial”. Es su idiosincrasia, es Italia, y hay que tenerlos en cuenta.

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero

Periodismo
caballergabriel@gmail.com