Tres puntos y la nada

pacovski

Quedémonos con los tres puntos y hagamos como si esto no hubiese pasado. Del viaje a Skopje para enfrentar a Macedonia nos llevamos una victoria necesaria con la que España le pone buena cara al grupo al distanciar al tercero a cinco puntos, tras el empate entre las meritorias Eslovaquia y Ucrania. Dos puntos más en las dos jornadas restantes y el equipo de Del Bosque habrá sacado billete para el próximo verano en Francia. Pero también nos llevamos un mal partido, anodino y resuelto con un gol en propia meta, tras un mal centro de Mata que terminó dirigiéndose hacia el palo de la portería y entrando tras rebotar en el meta macedonio, Pacovski, cuyo nombre delata que perfectamente podría ser uno de los nuestros infiltrado en el entramado rival, como si fuese cosa de la T.I.A.

Hubo algunos cambios en el equipo tras el once presumiblemente titular del pasado sábado ante la Eslovaquia de Hamsik, cuando se dejó una grata impresión. Era un rival más fuerte y una situación más apurada. Resuelto el brete, lo de Macedonia parecía más asequible. Entró De Gea, que volvió a sentirse portero tras los sinsabores del mercado, pero se encontró con el mismo trabajo que en la grada de Old Trafford. También hubo cambios en los laterales y tuvieron su oportunidad Isco, Cazorla y Mata en detrimento de Iniesta, Cesc y Pedro.

El equipo estuvo espeso, lento y sin profundidad, moviendo el balón sin encontrar resquicio en el entramado macedonio. Los locales se encerraron atrás, podría decirse, pero jugaron sus cartas y finalmente apenas perdieron por un tanto de mala fortuna, no pasaron grandes apuros e incluso se acercaron alguna que otra vez por el área rival, con disparos que no tuvieron la suficiente puntería. Ljubinko Drulovic, antaño correoso extremo del Oporto y la selección serbia y hoy seleccionador macedonio, planteó el partido que su equipo necesitaba.

De puntería no anda sobrado tampoco Diego Costa con la selección. No será por oportunidades que le brinda el seleccionador, pero no acaba de encontrarse. Ayer, además, le sustituyó Alcácer y al poco el valencianista marcó un gol que le fue anulado por un dudoso fuera de juego. Pero no todas las culpas han de recaer en el hispano brasileño: poco de Isco, poco de Cazorla, de Busquets, de Mata… No fue un día de caballete y pinceladas, pero en un sentido práctico se consiguió el objetivo. Toca rematar la faena y apuntar errores para buscar remedio.

Foto | AFP

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero