Islandia se permite soñar con el Mundial

islandia

En los últimos tiempos están surgiendo en Europa selecciones menos habituales a la hora de cosechar buenos resultados, y que nos resultan poco familiares en los primeros puestos de los grupos de clasificación para Mundiales y Eurocopas. Países en los que ha surgido una buena generación de futbolistas y que alimenta y enriquece la diversificación y la competitividad en la zona europea: el caso más llamativo es el de Bélgica, donde los Hazard, Fellaini, Witsel, Courtois o Vertonghen forman un potente combinado al que habrá que tener en cuenta en los próximos años, pero también está la Suiza de Shaqiri, Xhaka, Lichtsteiner o Behrami, la Bosnia de Pjanic y Dzeko, la Montenegro de Jovetic y Vucinic o la Hungría de Dzsudzsak. Asimismo, en Sudamérica habrá que estar pendientes de las evoluciones de la selección colombiana de Falcao, Guarín, James Rodríguez, Cuadrado, Zúñiga o Jackson Rodríguez. Pero quizá el caso más llamativo de todos los grupos de clasificación sea el de una selección que nunca ha estado en una gran cita del balompié, que rara vez ha destacado en este deporte y que actualmente, a falta de dos jornadas, tiene serias posibilidades de acudir a su primer Mundial al ser segunda en su grupo: hablamos de Islandia, que ocupa el puesto número 54 en el ránking FIFA..

Con trece puntos, a cinco del líder suizo y en una igualada pugna con Eslovenia, Albania y Noruega (Chipre es última sin opciones), Islandia se ha visto beneficiada por la ausencia de grandes nombres en su grupo pero que no resta méritos a una selección habituada a ejercer de comparsa. Sin ir más lejos, en la clasificación para el Mundial de Sudáfrica fue última en su grupo con cinco puntos tras Macedonia, Escocia, Noruega y Holanda, y en la clasificación para la Eurocopa de Ucrania y Polonia fue penúltima con cuatro puntos, sólo por delante de Chipre y por detrás de Noruega (que parece no se libran la una de la otra en lo que a clasificaciones se refiere), Portugal y Dinamarca. Pero esta vez, la evolución del grupo islandés es evidente y en ello tiene parte de culpa el técnico sueco Lars Lagerbäck, en el cargo desde 2011 y que antes tuvo un destacado papel con la selección de su país al que clasificó por primera vez en su historia para cinco grandes citas consecutivas. Lagerbäck está logrando sacar provecho de la buena generación de futbolistas islandeses que ha surgido en los últimos años y que rinde a buen nivel en diversas ligas europeas.

Hablar de Islandia en los últimos años respecto al fútbol es sin duda hablar del ex futbolista del Chelsea y el Barcelona, Eidur Gudjohnsen. El máximo goleador con la camiseta nacional cuenta hoy con 34 años y milita en el Brujas tras un largo periplo desde que abandonó el Camp Nou y que lo ha llevado por siete clubes en cuatro años: Mónaco, Tottenham, Stoke City, Fulham, AEK de Atenas, Círculo de Brujas y el mencionado Brujas. Hoy tiene un papel secundario en el combinado de Lagerbäck y rara vez forma parte del once titular, aunque su presencia es sin duda un estímulo y una referencia para los jóvenes talentos que han surgido en el país nórdico. Y es que Gudjohnsen tiene la competencia en ataque de buenos futbolistas que en buena parte están desarrollando su carrera en Holanda: hablamos por ejemplo de Alfred Finnbogason, delantero del Heerenveen donde el pasado año marcó 24 tantos y en el que actualmente es el máximo goleador de la Eredivisie con seis tantos en cuatro partidos. En su club tiene como entrenador a un perfecto maestro: el mítico Marco Van Basten.

sigthorsson

También en Holanda destaca, en las filas del Ajax, otro de los jugadores más prometedores de la selección islandesa: Kolbein Sigthorsson, potente delantero centro que se ha hecho con el puesto de nueve en el club ajacied, autor de tres goles en cinco partidos y que comparte ataque con Bojan Krkic y otro joven talento como el danés Fischer en el equipo de Frank De Boer. Y de Amsterdam nos vamos a Alkmaar, donde en el AZ milita el extremo Johann Gudmundsson, que tuvo una brillante actuación la pasada semana cuando marcó un hat-trick a Suiza en un frenético partido que los helvéticos llegaron a ir ganando por 4-1 y que Islandia finalmente logró empatar. Pero no sólo es Holanda la destinataria de los talentos islandeses: en Inglaterra, y en un club como el Tottenham, juega Gilfy Sigurdsson, el nuevo referente del fútbol islandés. Se trata de un mediapunta con gran llegada, zancada, disparo y juego a balón parado. Pasó sus primeros años como profesional en equipos ingleses como el Reading, el Shrewsbury o el Crewe Alexandra hasta que le llegó la oportunidad de jugar en el Hoffenheim alemán, donde tuvo un gran rendimiento antes de volver a las Islas para jugar en el Swansea, para después fichar por el Tottenham el pasado año (también lo quiso el Liverpool).

También en la Premier juega otro centrocampista de diferentes características a las de Sigurdsson, pero de gran importancia tanto en los esquemas del Cardiff City como en los de su selección: el mediocentro defensivo Aron Einar Gunnarsson, que también puede jugar de lateral diestro. Y de Inglaterra viajamos a Italia, donde en Verona, en las filas del Hellas, juega otro fijo de la selección: el mediocentro Emil Hallfredsson, más veterano que la mayoría de esta nueva generación (29 años) pero igual de importante. También en Italia, con la camiseta de la Sampdoria, milita otro de los destacados del equipo de Lagerbäck como es el centrocampista Birkir Bjarnason. Mirando las estadísticas de Islandia en cuanto goles marcados y encajados nos damos cuenta de que poseen tanto potencial en ataque como debilidad en defensa: 14 goles a favor y otros 14 en contra, y que la zaga es su línea más floja. En esta línea destaca el central Ragnar Sigurdsson, que disputará este año la Liga de Campeones con el Copenhague.

A Islandia no le queda el calendario más difícil en su grupo: le toca recibir a Chipre, la selección más floja, y visitar Noruega en la jornada final, en lo que puede ser un partido a vida o muerte para ambos. Pero el partido de Chipre tiene trampa: habiendo ganado en Albania, Eslovenia, en casa a los vecinos noruegos o empatado en Suiza con aquel empate a cuatro, el gran pinchazo de Islandia en esta fase de grupos fue caer en Chipre en el único partido que los chipriotas han ganado hasta el momento. Con esos tres puntos, Islandia tendría pie y medio en la repesca y tendría opciones de ser primera de grupo. Ahora ha de terminar segunda de grupo y tratar de no ser la peor segunda de todos los grupos, ya que de esa manera no tendría plaza para la repesca. El camino al Mundial está difícil, no sólo por el grupo sino por la dura repesca que tendría lugar después, no obstante, para Islandia ya es todo un triunfo el hecho de tener serias opciones de clasificación. De hecho es ahora mismo, tras la fuerte selección de Suecia (segunda en el Grupo C con 17 puntos), el país escandinavo mejor situado para ello por delante de Dinamarca, Noruega o Finlandia. Desde luego, ver a Islandia en un Mundial de fútbol sería toda una novedad.

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero