Se viene Italia, que no Brasil

Jordi-Alba-España

No quiero parecer un aguafiestas, pero ya os lo adelanto: para que España se enfrente a Brasil, Brasil tiene que ganar a Uruguay y clasificarse para la final del domingo. Y, sobre todo, para que España se enfrente a Brasil, España tiene que tumbar a Italia. No a Tahití ni a Nigeria. A Italia, la actual subcampeona de Europa. Para muchos venida a menos, vale, pero recuerdo que en 2009 Estados Unidos, también en semifinales y cuando la Roja se veía en la final, nos dejó con cara de nada eliminándonos cuando llevábamos una racha increíble de triunfos y éxitos. Todo esto porque después del buen papel del combinado nacional en la Copa Confederaciones puede parecer que seremos campeones por decreto, y no es así. ¿A quién no le apetece ver la canarinha enfrentarse a los de Del Bosque? Sí, esa posibilidad está más cerca que nunca, pero antes, cuidado, se viene nada más y nada menos que el correoso fútbol italiano. Y digo yo, que no querrán repetir la final de la Euro. Y que querrán revancha. Que no son moco de pavo, oye.

Lo que es irrefutable es que España se ha metido en semifinales, como estaba previsto, con su casillero de derrotas y empates inmaculado. En resumen, han cuajado tres buenos partidos, si bien el de Tahití se podría catalogar de pachanga. Contra Uruguay la primera mitad fue de escándalo, rememorando las noches en las que nos las prometíamos felices. Contra Tahití fue otra historia, porque el rival también era otra historia, pero sin pisar el acelerador cayeron diez. Ya anoche, ante Nigeria, el partido comenzó realmente bien con el gol de Jordi Alba. Que después los africanos se animaran y pusieran contra las cuerdas a la Roja entra dentro de las posibilidades porque aunque nos parezca que sí, no siempre somos infalibles. Pero también es verdad que hubo ocasiones para ampliar la ventaja inicial y se desaprovecharon, como un par claras de Soldado o una al palo de Cesc tras un gran centro del delantero. En la segunda mitad Nigeria ya estaba cansada y, aunque España también, la precisión y el toque se impusieron a las Águilas Verdes, al que Torres, con un certero testarazo, terminó de cortar las alas. En las postrimerías llegó el segundo de Alba tras burlar al portero y marcar a puerta vacía, evidenciando la importancia de sus incursiones por el flanco izquierdo. 3-0 y a por Italia.

Algunas conclusiones a vuelapluma que está dejando esta Confecup: 1) Del Bosque ha dado la titularidad a sus tres porteros en los tres partidos. Un gran gesto del seleccionador que, quizá ahora sí, deba elegir cuál se pone en semifinales. La teoría habla de Casillas, pero al salmantino le gusta dar sorpresas. 2) La pelea por el ‘9’ está más reñida que nunca. Soldado, el que parte con ventaja al salir de inicio en los partidos más importantes, está cumpliendo a la perfección su cometido, pese a que no marcó ayer. Torres, que salió en la reanudación, logró en un parpadeo lo que se le resistió al valencianista. La pregunta del millón es cuál de los dos sale en semis, si bien, como dije anteriormente, que nadie descarte que Del Bosque vuelva al doble pivote y al falso nueve para pillar a contrapié a su rival. Habrá que esperar. 3) Lo mejor de todo es que el campeón de América, el de Oceanía y el de África han sucumbido a los encantos de la Roja. Italia, subcampeona, y quizá Brasil, como anfitriona, son los dos últimos escollos para conseguir lo que hasta la fecha se ha resistido: una Confederaciones. Ninguno está en Brasil por ser campeón, pero ambos han demostrado estar un peldaño por encima de los concursantes. Y 4) Hay que disfrutar más de esta España, que un día de estos se termina. No quiero parecer un aguafiestas, pero si no hay mal que dure cien años, no me quiero ni imaginar lo efímero que puede llegar a ser lo bueno. Esta es la generación con mayúsculas de nuestro fútbol, y ver cómo se viene la siguiente ilusiona. Pero no siempre estaremos en condiciones de ganar. Y aviso que, si se pierde, seré el último en echar piedras sobre nuestro propio tejado.

En NdF | Copa Confederaciones 2013

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.