La carta de presentación de Aubameyang

Lewandowski-Aubameyang

Pierre-Emerick Aubameyang. Sabemos de este futbolista con impronunciable nombre a bote pronto desde que se calzó unas botas con cristales de Swarovski valoradas en 3.000 euros, las más caras que un futbolista ha lucido en un terreno de juego. También nos sonaba su nombre porque alguna vez le habíamos visto celebrar sus goles con una careta de Spiderman, cuando todavía jugaba en el Saint-Étienne. Y este verano, por si todo esto fuera poco, ha dado el salto definitivo a la fama tras ser uno de los fichajes de relumbrón de la Bundesliga, concretando su pase al Borussia Dortmund, vigente subcampeón de Europa. Sus excentricidades no repercuten en lo deportivo: el curso pasado marcó 19 goles en la Ligue 1 y esta, recién comenzada, ya suma tres en tan solo un partido. Es la carta de presentación de Aubameyang.

Este fin de semana comenzó el campeonato alemán, uno de los que por estos lares dará que hablar por la presencia de Pep Guardiola en el banquillo del Bayern, que ha armado un equipazo con las incorporaciones de Götze o Thiago. Si los bávaros, considerados los mejores del continente, arrancaron ayer con victoria (3-1 al Borussia Mönchengladbach), su máximo competidor por el título doméstico, el Borussia de Klopp, no se ha quedado corto en su estreno en la Bundesliga. Con Aubameyang en plan estelar, firmando un hat-trick, y otro tanto desde los once metros del incombustible Lewandowski, el BVB ha logrado una holgada victoria (0-4) en el terreno del Augsburgo que reitera las buenas sensaciones mostradas en la Supercopa alemana, donde en la reedición de la final de la Champions los de Klopp pudieron vengarse. La idea ahora es extender ese éxito en la Bundesliga y visto lo visto, hay motivos para creer que esta temporada no será un camino de rosas para los de Guardiola. Uno de ellos, sin la presencia de Götze, se llama Aubameyang.

HAT-TRICK PARA EMPEZAR
Formado en el Milan, y tras varias cesiones a Dijon, Lille, Mónaco y Saint-Étienne, fue finalmente en este último donde explotó sus cualidades. Su velocidad y su olfato goleador no pasaron desapercibidos para el BVB, que estrechó el cerco hasta hacerse con sus servicios. Probablemente hoy, en San Siro, alguno se esté tirando de los pelos. En un partido en el que precisamente no estaba siendo del agrado del Dortmund, fue la llamativa irrupción del franco-gabonés la que declinó la balanza. Ganando la espalda a la zaga rival, emergiendo desde el flanco derecho, su primera diana llegó tras un perfecto remate con la testa. En el segundo acto, y por la izquierda, se aprovechó de la clarividencia de Reus por el centro para repetir la maniobra, esta vez definiendo ante el guardameta. El tercero, tras un brillante pase de Lewandowski, y volviendo a hacer un roto a la defensa, puso la guinda a su estupendo inicio en la Bundesliga, en la que este curso su nuevo equipo no se quiere dar por vencido por errores propios.

Foto | AFP

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.