Es lo que queríais, lo estabais deseando

pique-pitada

Quien eche un poquito la vista atrás se dará cuenta sin serias dificultades. Desde el mismo momento en el que se supo que la final de la Copa del Rey la disputaría el Athletic Club y el Barcelona, comenzó en ciertos medios y en según qué personalidades la plataforma antipitada del himno. Demasiado esperpéntico. En la televisión, sólo faltó anunciar la pitada que tendría lugar en el Camp Nou en lugar del partido en sí.

“No te pierdas la monumental pitada que tendrá lugar en el campo del Barça, el insulto a todo un país, de lo que se hablará en todas las tertulias, lo que será el principal titular gane quien gane… mientras España se rompe a pedazos”, no anunciaron por vergüenza torera.

Rememorando los hechos del mismo duelo copero de 2009, las televisiones y la prensa se encargaron de recordar a las aficiones de lo que quizá, sin tanto bombo, no se hubiese producido con tanta sonoridad. Llegó la final de Copa y el respetable recibió su dosis de circo hasta con cierta perplejidad, como si no se lo esperaran. Subiendo el volumen del sonido ambiente para añadirle esa porción de tragedia a algo tan absurdo e intrascendente en la cotidianidad de un español cualquiera, como pitar el himno patrio.

Es lo que queríais, lo estabais deseando. No sé de qué os sorprendéis.

Con todos los ingredientes en el cóctel, la masa no puede ni quiere fallar
Y algo parecido sucedió anoche, en el espectacular amistoso de España contra Costa Rica. El aliciente principal no era otro que escuchar a la grada pitar a Piqué. En principio, por su desaire en la celebración del triplete del Barcelona. En principio, digo. Porque igual que cuando es noticia que ha habido un terremoto y recuerdan los tres mil terremotos anteriores, con el simpático/desagradable-insultante desliz de Piqué pasó algo parecido. Aprovecharon el tema del defensa para recordar sus perlitas. Que si un escupitajo a un miembro de la Roja por aquí, que si habrá que preguntarse por qué pitan al himno quienes lo pitan por allá, que si celebra el 11-S y la Via Catalana, que si para él es un honor jugar con la selección de Catalunya…

Con todos los ingredientes en el cóctel, ya tenemos cabreada a la masa: a los madridistas porque ha “insultado” al madridismo y a los españoles, porque el tipo es catalán y no tiene reparo en reconocerlo. Y la masa, o el rebaño, como ya sucedió en la final de Copa, se anima. No puede ni debe decepcionar. Putada: no juega Piqué de titular. No importa, con un poco de suerte sale en la segunda parte. ¡Toma! Efectivamente, sale. Y lo pitan. Silencio, que de esta mierda se hablará hasta el día que nos dé la gana. A falta de fútbol, buena es la polémica. Las portadas hablan de pitos, no de fútbol. Otra vez.

Es lo que queríais, lo estabais deseando. No sé de qué os sorprendéis.

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.