Bale ya es oficialmente del Real Madrid

Bale-RealMadrid-Oficial

Se ha hecho de rogar. Ha sido un tira y afloja. El culebrón del verano. Pero a 1 de septiembre, a falta de un día para el cierre del mercado de fichajes, el Real Madrid ha anunciado la contratación de Gareth Bale (Gales, 1989), procedente del Tottenham. Aunque las cifras no se han anunciado, varios medios coinciden en que la operación se ha cerrado en 91 millones de euros, por lo que Cristiano Ronaldo seguirá teniendo el privilegio de ser el más caro de la historia. Florentino Pérez dijo hace una semanas que “100 millones me parecen mucho” y ha accedido finalmente a los deseos de Daniel Levy por apenas nueve kilos menos. Bale, que será presentado este lunes, firmará para las próximas seis temporadas. Lucirá el dorsal ’11’.

El Real Madrid se refuerza con uno de los jugadores con más presente y futuro del fútbol mundial a cambio de un auténtico pastizal. Pero esta clase de jugadores son apuestas seguras. Salvo Kaká, el que podríamos denominar la excepción que confirma la regla, al conjunto blanco este tipo de transacciones siempre le han surtido efecto. Sucedió con Figo, sucedió con Zidane, sucede con Cristiano y debe suceder con Bale. Los dos primeros lograron la última Champions League que recuerdan en Chamartín y con la llegada del galés se conforma una línea ofensiva de ensueño, donde habrá que ver cómo encaja teniendo en cuenta la multitud de hombres con los que cuenta Carlo Ancelotti para esa parcela del terreno de juego.

Bale, que comenzó como lateral izquierdo, ha ido mutando con el paso de los años. Ha ido escalando posiciones sobre el verde y se desenvuelve como pez en el agua en todo el frente de ataque. En el Real Madrid podría jugar por la derecha, a pierna cambiada. En el otro flanco, Cristiano. O, de hacerlo por la izquierda, desplazando a CR7 a la posición de falso nueve. Habrá que verlo. Bale, mejor jugador de la pasada Premier League, es un portento físico que cuenta con un disparo de vértigo y una velocidad endiablada. Le vendrá bien a los blancos en sus contras. Salir como un tiro y encarar portería es una faceta que ha repetido en su anterior club. Eso sí, para verle debutar tendremos que esperar, ya que llega prácticamente sin entrenar.

Quizá ese sea el gran ‘pero’ de la operación: la demora de Levy en dar el visto bueno. Como sucediera el año pasado con Modric, el presidente de los Spurs ha esperado hasta el último momento para traspasar a su estrella. Y lo que pasó con el croata se puede repetir con el de Cardiff: no ha realizado pretemporada, ha faltado a los entrenamientos de su exclub para precipitar su marcha al Bernabéu y las consecuencias pueden llegar en las próximas semanas. Quizá, hasta dentro de un mes, no veamos a Bale a pleno rendimiento. Eso sí, cuando esté al 100% seguramente disfrutemos de la versión a la que nos tiene acostumbrados. La temporada pasada convirtió 21 dianas y fue el líder indiscutible del conjunto de Villas-Boas.

Del nuevo ’11’ se ha criticado que apenas ha ganado títulos, ni distinciones. El hambre por hacerlo en una entidad que ha apostado tanto por él le debe servir de motivación. Kaká lo había ganado todo y ahí se quedó. El hambre con el que llega Bale puede vaciar neveras. El galés pone fin a seis temporadas en White Hart Lane, adonde llegó procedente del Southampton, donde debutó con 16 años. Ahora llega a la Casa Blanca para confirmar las hechuras de estrella que le avalan. En fin: ya está. Florentino tiene su fichaje de campanillas y la afición blanca un motivo de peso para creer que éste puede ser el año de la ansiada ‘décima’. Cristiano, Bale, Isco, Modric, Isco, ¿Özil?… calidad y ganas le sobran a la plantilla de Ancelotti.

En NdF | Especial Fichajes Liga BBVA

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.