Los posibles sustitutos de Tito Vilanova

Luis-Enrique-FCB

Jupp Heynckes: Nos dijo a todos que se tomaba un año sabático, seguramente y a su edad, una jubilación anticipada. Sonó con fuerza para el Real Madrid cuando éste no acababa de confirmar la llegada de Carlo Ancelotti. Es un veterano de guerra que la pasada temporada lo ganó absolutamente todo haciendo del Bayern el mejor equipo del continente, el más respetado y el que más claras tenía las ideas sobre el verde. A favor: llegaría libre. En contra: su pasado madridista (?).

Marcelo Bielsa: El argentino está sin equipo después de dos temporadas en Bilbao donde ha combinado el éxito de su primer ejercicio con el sinsabor del segundo. Un tipo de ideas claras, férreo, abonado al juego que en el Camp Nou se ha impuesto en los últimos años y que es capaz de sacar lo mejor de cada futbolista. A favor suyo juega su experiencia y ser uno de los mentores de Pep Guardiola, que le idolatra, y su apuesta por el fútbol ofensivo. En contra: un carácter que quizá choque con la grada. No se casa con nadie, y sus ruedas de prensa son, en su continente, son una invitación a la siesta. Eso sí, en contenido son imperdibles. Verborrea de la buena.

Gerardo Martino: Campeón con Newell’s del torneo Final 2013, es de Rosario, como Messi, y su librillo se asemeja al de Bielsa. Actualmente está sin equipo, y eso que se le vinculó con Real Sociedad, Málaga… y Real Madrid. Su apuesta futbolera tampoco dista de las que ofrece el ‘Loco’ y en base a esa creencia logró hacer campeón a la Lepra. Tiene 50 años y su carrera como técnico se ha forjado entre Paraguay y Argentina. Como jugador, jugó en el Barcelona… de Guayaquil. Y en el Tenerife, de aquí, única experiencia en el extranjero. A favor: llegaría libre y que le llamen Tata (?). En contra, nunca ha entrenado en el Viejo Continente.

Frank Rijkaard: Todos conocemos al bueno de Frankie. Llegó como una apuesta de riesgo al Barcelona y se convirtió en uno de los mejores entrenadores que ha disfrutado la grada del Camp Nou en los últimos años, en víspera de la llegada de Pep. Su carrera en el banquillo tras salir de Barcelona ha ido de más a menos, cuando se suponía que debería haber sido al revés. Tras cinco años en el Camp Nou, el último coincidiendo con el declive de Ronaldinho, Deco y los pesos pesados de aquella plantilla, pasó sin pena ni gloria por el Galatasaray, antes de ser seleccionador de Arabia Saudí, donde fue destituido. Aparenta menos, pero tiene 50 años, como el Tata. A favor: que conoce la casa como la palma de la mano y que tiene el cariño de la grada. En contra: sus métodos, a tenor de los últimos años, parecen caducos. Todos los títulos en su haber los tiene por su paso por el Barça. Luego, la nada.

Recambios-Tito

Michael Laudrup: A muchos no les gusta la idea de hacerse con el danés por formar parte de aquel minoritario grupo de atrevidos que en su momento se atrevieron a cruzar el puente aéreo, dejando en la estacada al Barça por fichar por el Real Madrid. Salvo aquello, una herida que con el tiempo ha cicatrizado para muchos otros, a Laudrup le gusta que sus equipos jueguen como él cuando era futbolista: dando espectáculo. Conoce la Liga, porque dirigió al Getafe y un poco al Mallorca. En el Swansea, conquistando la Capital One Cup, está dando pasos de gigante para sentarse algún día en la banqueta de un grande. A favor, que conoce nuestro campeonato. En contra: tiene contrato en vigor con el cuadro galés, que a su vez tiene muchas esperanzas puestas en la temporada venidera.

Lluis Carreras: Es el tapado, pero particularmente es de los que más gustan. Tiene un perfil muy Guardiola. Jugó en el Barça, aunque no al nivel de Pep, lógicamente. Se formó en La Masia y sabe de qué va la cosa. Al Sabadell logró ascenderlo a Segunda y se ganó el respeto del gremio con un fútbol de salón que encandiló a la Nova Creu Alta. Tras tres temporadas dirigiendo al conjunto arlequinado, plegó hace unos meses y desde entonces se encuentra sin equipo. Tiene 40 años y su estilo conjuga con el del aficionado blaugrana. A favor: conocedor de la casa, amigo del fútbol vistoso. En contra: el salto de dirigir en Segunda a hacerlo en Primera. La presión que puede suponer dirigir a un club como el Barcelona.

André Villas-Boas: Para algunos es el más apetecible. El portugués, que actualmente dirige al Tottenham, gusta también por su manera de entender este deporte. Hizo campeón al Oporto pero en el Chelsea no tuvo tiempo de demostrar su talento. Es joven, ha sido la mano derecha de Mourinho y del portugués ha aprendido todo, menos sus formas, algo que le hace sumar puntos. En el Tottenham logró acabar quinto la pasada temporada, a solo un punto de los puestos Champions. Se supone que la que se viene ha de ser la temporada de su confirmación. A favor: su juventud (35) y por ende, atrevida apuesta por el buen fútbol. En contra: liberarlo costaría 14 millones de euros; mucha pasta para un técnico de prestigio, pero no necesariamente imprescindible para el nuevo proyecto barcelonista.

Joan Francesc Ferrer Sicilia, Rubi: No negaremos que cuando el Barcelona hizo oficial la llegada del exentrenador del Girona, que tan cerca estuvo de ascender al equipo catalán a Primera, muchos pensábamos que lo hacía para ser el segundo entrenador o, en su defecto, el sustituto de Tito en caso de ausentarse debido a su tratamiento. Jamás imaginábamos que Vilanova acabaría dejando el banquillo de forma definitiva, por lo que el nombre de Rubi ha sonado con fuerza para sustituirle. Sus funciones, que no eran otras que apoyar al primer técnico en el análisis de próximos rivales, podrían variar hasta el punto de ser él quién pida a un colaborador esa labor. Tiene 43 años y el año pasado hizo las delicias de Montilivi, que soñó hasta el último día con la posibilidad de ascender. A favor: ya está en el club. En contra: es una apuesta arriesgada, quizá como todas –para qué negarlo– y, como a Carreras, no es lo mismo dirigir en Segunda que hacerlo en Primera y a la escala que se le supone al Barça.

Luis Enrique: Ahora mismo es el que más papeletas tiene para dirigir al Barcelona la próxima temporada, o eso es lo que asegura TV3. Su nombre ha estado vinculado al club blaugrana desde que se supo que Guardiola no seguiría. Ha dirigido al filial, al que ascendió a Segunda, y al que dejó en la tercera plaza de la Liga Adelante. Como Laudrup, cruzó el puente aéreo cuando era jugador, pero de forma inversa. Exmadridista, como futbolista se ganó el corazón de la hinchada sobre el césped con su entrega y goles. Sucedió a Pep en el Barça B y tiene muchas papeletas para encargarse de reemplazar a Tito. El problema: que acaba de firmar por el Celta. Tras pasar por la Roma, donde no acabó de fructificar su aventura, en Vigo iba a debutar en la Liga BBVA. A favor: es seguramente el entrenador que mejor encaja en Can Barça por lo que como jugador, su apuesta tendría pocos detractores. En contra: liberarle cuesta tres millones de euros y un posible mosqueo de su club origen, el Celta, que había depositado su confianza en el asturiano.

Otros nombres: Ernesto Valverde y Óscar García también forman parte de la lista de posibles sustitutos de Tito, si bien ambos también sonaron cuando no se sabía a ciencia cierta si Tito iba a continuar o no. El primero ha fichado por el Athletic y el segundo, por el Brighton, de la Championship. No tiene pinta que el Barça tenga tanta prisa por hacerse con alguno de ellos.

La pregunta: ¿Quién debe ser el sustituto de Tito Vilanova?

En NdF | Ánimo Tito
Foto | Marca

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.