El partido del Real Madrid en Anoeta terminó como empezó: con gol de Gareth Bale. Entre medias un gol de museo y pinceladas de artista de Asensio, un partido a considerar de Morata aunque su nombre no apareciese en el marcador y una Real Sociedad que apenas inquietó a los de Zidane. Rulli fue lo único a destacar de los txuri-urdin, y es que el guardameta argentino sigue tan en forma como el pasado año y evitó que el Real Madrid se llevase de San Sebastián una victoria mayor que el 0-3 final.

Apenas le había dado tiempo al respetable a acomodarse en sus asientos cuando Ramos abrió a banda, Carvajal centró con escuadra y cartabón y Bale remató de cabeza a las redes. El galés, pegada y pura potencia, sigue añadiendo eficacia con la testa. A partir de entonces, al Madrid no le costó mandar en el partido. Con Casemiro barriendo, Kroos controlando y Kovacic de auxiliar, el centro del campo era cosa del equipo visitante. El croata se ha ganado a pulso un hueco en el equipo y, aunque estaba en el XI por la sanción de Modric, Zidane lo eligió a él antes que a otros como Isco y James.

También Asensio salió por delante de ellos, pero lo del mallorquín es pura lógica: no ha llamado a la puerta, la ha derribado a base de ganas y talento. Ya había dejado detalles partiendo desde la banda izquierda, pero lo mejor llegó cuando Varane centró en largo, el ex del Espanyol domó el balón y lo elevó ante la salida de Rulli para marcar el segundo poco antes del descanso. Para enmarcar. Hasta entonces poco se había visto de la Real, que tan sólo inquietó con un despiste de Ramos ante el que Casilla ejerció bien de libre y un pase en profundidad del canterano racinguista Concha que dejó solo a Illarramendi ante el portero, pero el exmadridista decidió pasar a un lado al vacío antes que probar el disparo cuando parecía la mejor opción.

El segundo tiempo significó más de lo mismo, con mayor trabajo para Rulli si cabe. Parte del mismo se lo procuró Morata, que fue un incordio para la zaga local: apareció por el centro y por las bandas, unas veces buscando el disparo, otras el pase y algunas provocando saques de esquina. Muy participativo el ex de la Juventus, al que sólo le falto un gol que buscó con ganas.

Eusebio trató de reconducir el rumbo del partido dando entrada a pesos pesados como Xabi Prieto y Carlos Vela, pero el guion ya estaba escrito. Isco y James tuvieron también sus minutos, y el colombiano dio un buen pase en el descuento a Bale para que el galés pusiese la guinda tras regatear a Rulli. Se ve que le gusta San Sebastián: ha marcado en sus cuatro visitas a Donosti incluida la de la pasada temporada, cuando el curso agonizaba y le tocó tirar de un Madrid a la caza del Barcelona, estando Cristiano lesionado. Entonces marcó el único gol del partido, hoy repartió méritos con Asensio para abrir la temporada con una solvente victoria.

Foto | Getty

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero