Ligue 1: ¿error colosal o sentido común?

La Bundesliga dio el pistoletazo de salida el pasado 16 de mayo. LaLiga anunció que el 11 de junio se reanuda la competición con el derbi sevillano. La Premier League lo hará seis días más tarde (17J) y la Serie A, el 20 de junio. De las cinco grandes ligas europeas hay una que no verá finalizar el calendario previsto: la Ligue 1. En Francia, el gobierno decidió el paso 28 de abril que se daba por concluida la temporada. El coronavirus ganaba la partida al fútbol galo. Una decisión que hace un mes no convencía demasiado a los clubes implicados y que después de ver cómo los campeonatos más importantes del Viejo Continente han vuelto a arrancar o lo harán en las próximas semanas, ha desatado el debate en el país vecino.

Sin ir más lejos, ayer L’Equipe abría su periódico lanzando la siguiente pregunta: “¿Cómo tontos?” y en su portada se podía observar el listado de las principales ligas, con un check verde en cada una de ellas a excepción de la de Francia.

l'equipe como tontos

En la Ligue 1 se llevaban disputadas 28 jornadas hasta el parón, con el PSG líder y con 12 puntos de ventaja sobre el Olympique de Marsella. Y fue el conjunto parisino el elegido campeón tras la suspensión del campeonato. Un título que parecía que a todas luces no se le iba a escapar, pero que resulta descafeinado por cómo se ha conseguido.

La decisión de la LFP, pues, está en boca de todos. Se habla de pérdidas de hasta 500 millones de euros pero sobre todo, se cuestiona si la decisión fue o no precipitada. Visto lo visto en el resto de países, ahora puede parecer que sí lo fue. Sin embargo, no hace falta escarbar demasiado en la hemeroteca para darse cuenta que el regreso del fútbol, en una situación como la que vivía no hace tanto en Francia sino en todo el planeta, no era desde luego prioritaria (el 27 de abril la cifra de muertos en Francia fue de 437; ayer de 52). De hecho, me parece lo más cercano a aplicar el sentido común.

Lo que no me parece tanto de sentido común es la postura que han adquirido desde el gobierno galo tras la sucesión de eventos. Se ha enrocado en su idea de no permitir el fútbol hasta el próximo 22 de agosto como mínimo y ha hecho oídos sordos a las plegarias de muchos clubes que han solicitado que, como en Alemania, España, Inglaterra o Italia, se termine de disputar el torneo doméstico.

En este sentido, el más crítico ha sido el presidente del Lyon, Jean-Michel Aulas, que recientemente fue tajante: “Somos gilipollas por cancelar la Ligue 1”. La suspensión de la Ligue 1 deja al Lyon con 40 puntos, en séptima posición, a 10 puntos de la tercera plaza que le permitiría jugar la fase previa de la próxima Champions; y a 9 de la cuarta, que da acceso a la Europa League. Precisamente porque esta temporada sigue vivo en la máxima competición continental, también ha solicitado organizar un torneo a puerta cerrada con PSG, Lille y Saint-Étienne que permita al OL llegar con ciertas garantías físicas al encuentro de vuelta de octavos ante la Juventus, eliminatoria que trae un 1-0 a favor de los de Rudi García. Está por ver la respuesta del Ejecutivo francés de Emmanuel Macron.

En cualquier caso, y resumiendo, la decisión de acabar con la Ligue 1 hace un mes, no parecía descabellada. La de no rectificar y huir hacia adelante ―cosa muy habitual entre quienes gobiernan este maravilloso mundo―, . Sobre todo, teniendo en cuenta el protocolo de actuación y medidas que se están tomando para que los partidos se puedan jugar con garantías.

   

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Periodismo deportivo en vena. En NdF desde 2006. Hacer todo lo que puedas es lo mínimo que puedes hacer.