Allá va con el balón en los pies

Concluida la temporada en Inglaterra con el Chelsea certificando en la última jornada su clasificación para la Liga de Campeones tras derrotar en casa al Everton, tocaba celebración para los blues, así que el cuerpo técnico, futbolistas así como sus hijos se reunieron en el centro del campo tras el partido para dedicar unas palabras a la afición. Sin embargo no se dieron cuenta de que para alguien no había terminado la temporada: aún quedaba por marcar un gol en Stamford Bridge. El hijo del guardameta Ross Turnbull, Josh, de tan sólo dos años, no dudó en hacerse con un balón y dirigirse con insólita decisión a la portería. Cuando vio que ningún defensa podía seguirle pisó el área y, aunque se tropezó seguramente por el mal estado del terreno de juego entendiéndose su mano como involuntaria, levantó la expectación del graderío el cual rugía ante la presencia de Josh en las cercanías del gol.

Imperturbable ante los últimos metros, Josh no falló en su cometido y el esférico traspasó la línea de gol desatando la locura entre la afición, a sabiendas ya de tener un nuevo ídolo. Quizá el hijo de Turnbull no era aún consciente de lo conseguido, pero cuando escuchó los vítores de la grada levantó los brazos en señal de victoria. Stamford Bridge a sus pies. Seguramente este gol no haya pasado desapercibido para Mourinho, más que probable nuevo técnico del Chelsea, aunque a buen seguro Josh ya haya despertado el interés de otros equipos gracias a su incuestionable olfato goleador. Ha nacido una estrella.

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero