Víctor Valdés, Pablo Aimar, Zé Roberto, Bebé… fichajes de invierno que comentar

valdes-van-gaal-2015

Enero suele ser por excelencia el mes de las rebajas y el de la famosa cuesta. Efectivamente, entre una cosa y la otra, en el mercado de fichajes también reina el ahorro y pocas operaciones prometen cantidades desorbitantes. Quizá la de Wilfried Bony (Swansea), que está cerca de fichar por el Manchester City por unos 35 millones de euros. Pero en realidad, son pocos los esfuerzos económicos que se realizan en invierno, en una ventana, la de fichajes, en las que suelen reforzarse los clubes que más apuros o necesidades han pasado. A continuación repasaremos algunos de los nombres que son protagonistas estos días por cambiar de aires.

Víctor Valdés al Manchester United

valdes-van-gaal-2004 El mejor portero de la historia del Barça por fin ve la luz al final del túnel. Lo hace tras desvanecerse su fichaje por el Mónaco y tras superar una grave lesión que le ha provocado muchos dolores de cabeza en el plano deportivo (adiós al Mundial y a su contrato millonario con el conjunto monegasco). Ahora, a las órdenes de un Van Gaal al que en su día retó cuando era un imberbe canterano de La Masia, tratará de desplazar a De Gea, al que novias no le faltan. Probablemente o uno o el otro haga las maletas a final de temporada.

aimar-river-plate

Pablo Aimar vuelve a River Plate

Un clásico que sigue dando pataditas al balón y que tras estar un tiempo parado, ha encontrado su sitio ahí donde comenzó todo. Aimar, considerado hace una década como el nuevo Maradona, tiene ya 35 años y muchas ganas de enfundarse de nuevo la elástica millonaria, la misma con la que maravilló al mundo y que le sirvió como lanzadera para jugar en Europa, donde si bien no desentonó (en el Valencia, por ejemplo), no fue ese crack mundial que sus botas parecían gritar en Argentina.

ze-roberto-real-madrid-palmeiras

Zé Roberto al Palmeiras

Cuando Zé Roberto jugaba en el Real Madrid, muchos de nuestros lectores todavía no habían ni nacido. Pero ahí sigue el brasileño, con 40 primaveras y disfrutando de lo que se le da bien, jugar al fútbol. En verano sumará 41 años y avisa que no tiene pensado colgar las botas hasta «los 45 o 50». Y nos lo creemos. Su mejor versión se pudo ver en la Bundesliga, donde jugó en el Bayer, en el Bayern y en el Hamburgo. En aquel Madrid presidido por Lorenzo Sanz y al que a punto estuvo de llegar Henry, compartía vestuario con míticos como Cañizares, Roberto Carlos, Suker, Mijatovic, Jaime (¿os acordáis de él?) o el único que sigue en activo… Raúl.

bebe-cordoba

Bebé al Córdoba

Siempre he sido muy fan de los nuevos talentos portugueses. Quizá en un futuro no muy lejano se me conozca como el firme defensor de Quaresma, el jugador más infravalorado de la historia y el más sobrevalorado de la mía. Pero sea como fuere, antes que el portugués estaba Figo, y después llegó Cristiano, que se suponía que era peor que Ricardo. La cuestión es que el Córdoba se ha hecho con la cesión de un futbolista cuya historia personal me conmovió y en el que tenía depositadas muchas esperanzas. Criado en un orfanato, destacó en la ‘Homeless World Cup’ (Mundial de los Sin Casa). Tras pasar por el Loures, el Estrela Amadora y el Belenenses, fichó por el Vitoria de Guimaraes, donde duró nada y menos. Mes y medio después de su llegada, con seis amistosos a sus espaldas y sin debutar en partido oficial, el Manchester, en 2010, pagó gustosamente 9 kilos por la jovencísima promesa, que ya no es tanto ni lo primero (24 años) ni lo segundo. Tras su discreto paso por Inglaterra, tras sufrir una grave lesión que le dejó seis meses KO, ir cedido de un sitio a otro y por fin reencontrarse en el Rio Ave el curso pasado, el Benfica, que se hizo con sus servicios por 2 millones el pasado verano y en el que no ha tenido protagonista, lo trae a España para que Djukic lo exprima y saque de Bebé todo el talento que atesora. Ganas de verlo en acción.

En NdF | Un equipo para Valdés

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Periodismo deportivo en vena. En NdF desde 2006. Hacer todo lo que puedas es lo mínimo que puedes hacer.